viernes, 4 de julio de 2014

15 de Junio 2014 - A medida que vamos percibiendo otras presencias(los depredadores) que nuestros ojos físicos no los ven - Respuesta a Diamante - Marielalero.


diamante Domingo, 15/06/2014 a las 2:09 pm
Estimada Mariela:
A veces me he sorprendido increpando a los vecinos colindantes tras ser consciente de su manipulación (dirigida a mí o a mi interlocutor).
¿Es contraproducente esta práctica?. Pienso que al ser descubiertos pueden sentirse heridos en su orgullo y atacar más cruentamente, ¿estoy en lo cierto?. ¿Deberíamos de ignorarlos y limitarnos a actuar según dicta nuestro gen lumínico sin realizar un enfrentamiento mental o telepático con ellos?. No darles protagonismo…
Muchas gracias y un fuerte abrazo
marielalero Lunes, 16/06/2014 a las 3:55 am
Estimada Diamante,
En la medida que vayas tomando más consciencia sobre cómo funciona esta Estructura Piramidal Planetaria, para que los humanos estándar no se desvinculen de sus vecinos colindantes, te llevaras grandes sorpresas.
Lo más importante en todo este proceso de poder saber ¿Qué es lo que verdaderamente sucede en esta sociedad planetaria? es irse volviendo más responsable de lo que cada uno es y hace a través de sí mismo. Por ejemplo, a estos vecinos les enerva que un ser humano sepa de sus existencias y más aún que decida creer sobre lo que no ve como pruebas visuales o físicas concretas e indudables para su razonamiento.
Trataran de que ese humano sea como sea regrese hacia su rebaño, por lo tanto dirigirán sus acciones o ataques para debilitarlo, someterlo y complicarle su vida en todo lo que puedan.
El ser humano que es plenamente consciente de lo que esto significa para con él, sabrá perfectamente bien que su trabajo no consiste solamente en ser indiferente a la acción de éstos, sino saber sobreponerse rápidamente a lo que éstos le hacen, al no enojarse o atribuir lo que le sucede con un hecho personal y dimensional en su contra.
Sabrá que su trabajo tiene que ser desde que se levanta hasta que se acuesta el de un guerrero impecable, en el que cada día de su vida dignifique su condición humana siendo él mismo incomprable como ser humano, hacer debidamente lo justo, preciso y necesario desde su conducta humana para no dañar ni perjudicar a los de su misma raza.
Su indiferencia consistirá en no atribuirle connotaciones emocionales o racionales a lo que sus vecinos colindantes les dirijan hacia él para que su ego aflore, porque sabe que la regla principal en esta batalla para con su libertad y la recuperación de su dignidad humana es la de no otorgarle importancia personal a todo lo que vea, escuche o reciba como ataques de estos vecinos como los de sus propios pares.
Tu trabajo como el de los demás lectores, debe consistir en conocer quiénes son sus depredadores y asechadores para armarse de sus propias estrategias para que a través de ellas hagan todo aquello que tiendan a alejar a estos vecinos, física, telepática y psíquicamente del contacto que ellos intentan estrechar para con ustedes.
Esto en ningún momento implica tener que guerrear como ellos lo hacen, comportarse cómo ellos acostumbran, es decir jamás se deben utilizar los recursos de que estos se valen, porque dicha guerra o revanchas que asuman vosotros para defenderse de ellos será para estos sus nuevas ventanas de accesibilidad psíquica para con ustedes.
Es importante que entiendan este consejo.
Un fuerte abrazo
marielalero.
Fuente: Unidad de Consciencia Gubernamental.
www.marielalero.com

1 comentario:

  1. Muchas gracias por compartir este exelente consejo de Mariela, un abrazo estimada Bibiana.

    ResponderEliminar