viernes, 8 de abril de 2016

Los Nephilim Los Gigantes que habitaron la tierra // Top Documentales.


Fuente: TOP DOCUMENTALES




Sobre Annunakis, Nephilim, Reptoides y civilizaciones Luz por Marielalero.

Marielalero :  www.marielalero.com
Trinity a Tierra: www.trinityatierra.com

Publico con algunas mínimas correcciones y subrayados para mejor comprensión uno de los comentarios más interesantes de la comentarista Marielalero, respondiendo a otra persona del foro, en los últimos tiempos. (Trinity a Tierra).

Ilustro el post con una imagen de Star Wars (curiosas coincidencias nominativas que aparecen por todas partes) porque, si atendemos al relato de la historia, el asunto no se aleja mucho de lo narrado en esta saga cinematográfica.


Un saludo,
Estimado johnbax,
Respondo
La pregunta que me haces es muy larga de reproducir, por lo tanto ruego a quien lea esta respuesta se remita a la pregunta de johnbax del día 9 de junio del 2012 en el post “ Que es internet y la necesidad de censura…”
Basas tus preguntas en las inquietudes que te surgen de la lectura de los escritos de Laura Knight, pero las preguntas me las haces a mí. Conozco el trabajo de Knight, pero sólo puedo ofrecerte mi propio conocimiento e información y es lo siguiente:
Los Nephilim provienen de un Cosmos muy lejano al nuestro. Son parientes lejanos de las razas reptoides, que nunca fueron reconocidos por considerarlos razas “no puras” y de muy bajo nivel jerárquico. Sobreviven duramente y casi nadie de las razas reptoides quiere trato con ellos.
 Cuando los Nephilim se enteraron de que sus parientes lejanos habían tomado posesión de este espacio cósmico, decidieron ingresar a este espacio sin pedir permiso. Lo que agravó más aun la situación es que se presentaron como descendientes de los reptoides. La presencia de estos pasó a convertirse en una molestia para todas las razas alienígenas porque todas ellas  entendieron que los ‘kharports’ (Nephilim, para nosotros) suponían una amenaza para sus proyectos.
La única forma que tenían de controlar a los nephilim, de asegurarse de que serían sus aliados y no jugarían a dos bandas, era hacerles creer que tendrían su lugar y su espacio dentro de las colonias alienígenas, así que les propusieron formar un cuerpo de defensa que los comprometería a ser fieles y trabajar solamente para las razas alienígenas que pertenecían a la Confederación cuya sede central se encontraba en Orión. Esta propuesta  fue algo inesperado para los Nephilim  ya que estaban acostumbrados a ser rechazados y excluidos de todas partes. Por eso, ese repentino  reconocimiento hacia ellos les hizo a los nephilim acceder a la propuesta. Obviamente no conocían las  verdaderas intenciones detrás de éstas.
Bajo la excusa de convertirse en el cuerpo de defensa de la Confederación, sus parientes reptoides y ex- pleyadianos les hicieron creer que tenían que fortalecer sus cuerpos, supuestamente para mejorarlos por medio de implantes y dispositivos tecnológicos que cumplirían la función de “escudos protectores”. Les dijeron que esto les haría  más veloces y eficaces en sus contraataques. La intención detrás de esta acción era implantarles la misma tecnología de control (con bandas electromagnéticas) que habían utilizado con los pleyadianos en su día (razón por la que se les denomina “ex-pleyadianos”) para así controlarles desde la hipnosis telepática e inducirlos a cumplir órdenes, pedidos y misiones secretas sin que ellos fueran plenamente conscientes de lo que hacían y de adónde eran enviados.
 Los Nephilim habían sido entrenados y preparados para ser físícamente custodios e interventores en representación de la Confederación  en los diez Sistemas Solares que habían sido sellados por las razas alienígenas en distintas líneas de tiempo, consideradas cámaras de tiempo o prisiones del tiempo. Estos lugares mantenían esclavas a colonias humanas originales sobrevivientes y humanas 3D en procesos de experimentación.
 Para los Nephilim su trabajo implicaba mucho esfuerzo. Nunca sabían con anticipación adónde serían enviados y para qué. Las misiones eran encomendadas sobre la marcha e incluso ellos no entendían completamente los detalles de su labor. Lo único que sabían era que constantemente viajaban por distintas líneas de tiempo a cumplir los mandatos de la Confederación en las colonias humanas o alienígenas.
La pérdida de control sobre sus misiones y los objetivos de cada una de ellas les llevó a replantearse el lugar y la función que estaban cumpliendo. La sospecha se acentuó mas al darse cuenta de que no recordaban la trayectoria y las rutas que transitaban en sus viajes por las distintas líneas del espacio-tiempo. Tampoco eran conscientes de los planetas donde iban y lo que hacían durante sus visitas, la sospecha se hizo mas fuerte al ver en ellos mismos comportamientos y conductas que no comprendían, como   perder sus estados conscientes y que sus anatomías pasaran por distintas fases de transformación donde no se sentían ni a gusto ni conformes  con sus apariencias.
Tampoco estaban satisfechos con las respuestas recibidas a sus preguntas de parte de sus parientes reptoides. Pidieron que les quitaran los dispositivos que llevaban implantados en sus cuerpos y tal petición les fue negada ante la argumentación de que dejarían de pertenecer al cuerpo defensa de la Confederación y que entonces serían acusados de insubordinados, lo cual les supondría  llevaría  la deportación de este Cosmos Luz.
Los Nephilim ignoraban por completo que estaban siendo abducidos para ejercer sobre ellos control telepático a través de los implantes que llevaban y que también   eran controlados y seguidos por la guardia de seguridad del Consejo de Orión por pedido de sus parientes reptoides los cuales se protegían  de la raza Anunnaki de los que querían mantener distancia. Los Annunaki al conocer sus existencias y procedencias quisieron entrar en contacto directo con los Nephilim.
Con los Anunnaki, que  son razas de la misma sangre que los reptoides, es díficil mantener la relación armoniosa   porque se consideran superiores en evolución y desarrollo tecno-espacial con respeto a sus pares, lo cual es cierto. Se manejan por códigos y reglamentos muy estrictos que todos respetan inexorablemente.
Los Annunaki exigieron a los reptoides ser dueños y señores de  los territorios conquistados como parte de su paga al haber hecho posible la apertura dimensional de este Cosmos de Luz , lo cual permitió el acceso y robo del mismo por parte de las demás razas alienígenas. Los Annunaki siempre tuvieron recelos de las razas dracos y reptoides por considerarlos traicioneros y oportunistas. Sentían hacia ellos  antipatía y desprecio por su forma de comportarse.
Razones tenían porque los reptoides habían ocupado las Pléyades como su hábitat y junto con los ex pleyadianos integraban el Consejo de Orión y eran miembros de la Confederación. Los reptoids se habían ubicado en puestos de máxima categoría y autoridad, situación que llevó  a que los Anunnaki fueran desplazados de cargos en ambas organizaciones gubernamentales. Les mantenían aislados con el compromiso de  seguir construyendo con sus tecnologías los vallados vibratorios que imposibilitarían a las civilizaciones Luz ingresar y reclamar lo que les habían robado y expropiado en su día.
 El Consejo de Orión comprometió formalmente a los Anunnaki en un tratado por medio del cual los Annunaki serían guardaespaldas del Consejo y tendrían  vía libre para circular por los espacios geográficos de la Vía Láctea y permiso para construir con sus tecnologías planos dimensionales aptos para preestablecer el armado de líneas de tiempo. Estas líneas de tiempo servirían de   sirviera   prisiones o cámaras de tiempo, básicamente trampas ilusorias y túneles del tiempo por donde podrían trasladarse las razas alienígenas a los diez Sistemas Solares que habían tomado bajo su poder.
 Los miembros del Consejo de Orión solamente querían tener a los Anunnaki como sus ingenieros y arquitectos, pero éstos no tenían permiso para entrar en el estudio de la ciencia biogenética porque les dejaron claro que ese trabajo lo harían trece razas reptoides de especialidad en la materia con soporte técnico de los ex- pleyadianos.
 Esta resolución ocasionó en los Anunnaki  desprecio y rencor hacia los miembros del Consejo de Orión. Les consideraron débiles y fáciles de manipular por los reptoides que eran asimilados como las razas más puras, cuando en justicia para ellos tendría que haber sido al revés, ya que en evolución y experiencias Los Annunaki les llevaban a los reptoides  mucha ventaja.
 Los Anunnaki supieron reservar su lugar y dedicarse a conocer los confines de lo que disponían como espacio sideral sacándole provecho a sus exploraciones y manteniendo absoluta reserva y cautela de lo que descubrían y construían. Su intención era consolidarse a ellos mismos como sus únicos protectores, creando sus propios códigos de comunicación donde sus planes nunca pudieran ser interceptados. Su estrategia consistía en silencio los pasos de la Confederación y   del Consejo de Orión, sin despertar sospechas de sus seguimientos.
Para ello equiparon muy bien sus naves extendiéndolas en tamaño y longitud bajo la excusa de que si ellos tenían que vivir deambulando por el espacio exterior como guardaespaldas, no tendrían más remedio que vivir cómodamente ya que prácticamente vivían dentro de las naves y las mismas tenían que tener las comodidad, recursos, materia prima y disponibilidad tecnológica para adaptarlas como sus hogares y centros de trabajo de investigación. Esta situación no gustó a los reptoides que consideraron que se trataba de una estrategia para aumentar  la capacidad estratégica de los Anunnaki y pidieron al Consejo de Orión que esta situación se limitase y lo consiguieron.
 Los Anunnaki estaban a la espera del movimiento de los reptoides y en apariencia demostraron estar conformes con la resolución del Consejo de Orión. Paralelamente proseguían con sus planes remodelando el interior de sus naves, que en total eran 24, y se propusieron a diseñar la unión entre ellas para transformarlas en una fortaleza. Así lo hicieron.
 Los del Consejo entendieron  que lo más sano y conveniente era aprovecharlos al máximo y, llegado el momento, exigirles sus planificaciones, proyectos y estudios realizados por pedidos de ellos y que como paga de sus servicios prestados les otorgarían como título de dominio (Tratados) la última galaxia que colindaba con el Universo dos.
 Todas las comunicaciones entre  la Confederación y el Consejo de Orión estaban siendo interceptadas por los Anunnaki. De esta forma supieron que habían llegado a este Universo parientes muy lejanos de las razas alienígenas y que los asociaban con una de las trece razas alienígenas seleccionadas por el consejo(los nephilim).
 Se propusieron investigar de quiénes se trataba y por qué habían sido separados de la sociedad reptoide. Descubrieron que se trataban de los kharports o Nephilim.Del trato que habían recibido desde siempre por sus parientes reptoides y que el hecho de que fueran recibidos con tanta amabilidad no cabía duda de que la intención era  proyectar un plan que protegiera a los de la Confederación, del Consejo de Orión y las razas alienígenas y dracos involucradas, que bajo ninguna circunstancia querían correr el riesgo de perder sus puestos y privilegios alcanzados como autoridades supremas sobre las demás razas.
 Los Anunnakis no demostraron interés o preocupación alguna por la presencia de los Nephilim, más bien se centraron en sus labores y compromisos para con el Consejo de Orión pero, en silencio, vigilaban  a los Nephilim. Una vez resuelto el enigma, llegaron a la conclusión de que los parientes lejanos de los reptoides nephilim habían sido engañados para tenerlos bajo el control de la Confederación y del Consejo. Al mismo tiempo, comenzaron a espiar a  las mismas razas alienígenas.
 Dejaron pasar un periodo, que en relación de tiempo terrestre sería de un año, en seguirlos y comprobar cómo estaban siendo utilizadas las distintas gamas de líneas de tiempo-espacio que ellos mismos habían diseñado y construido a pedido del Consejo.
 Entonces descubrieron las actividades y los  planes de la Confederación en la creación de colonias humanas o humanoides en planetas físicos u holográficos creados como bases experimentales. Confirmaron que en secreto los reptoides habían tomado las bases de investigación y planes de diseños tecno-científicos creados por ellos (Los Annu), y que los habían obligado a entregárselos a los del Consejo para mantener en reserva y privacidad su custodia. La situación era que los reptoides, en un corto período, habían duplicado sus conocimientos y desarrollado su propia tecno-ciencia en base al conocimiento y esfuerzo de los Anunnakis.
La única forma de contraatacar a los reptoides era intervenir sobre los Nephilim, estudiar sus comportamientos y específicamente su actitud de compromiso y lealtad para con sus parientes reptoides y el Consejo.
Esperaron el momento más indicado para actuar sobre una de las misiones encomendadas a los Nephilim  y lo hicieron anteponiendo sus sistemas tecnológicos en una de las líneas de tiempo por donde serían enviados como ruta segura los Nephilim. Los datos habían sido extraídos con anticipación. Previeron una emboscada que acaparaba varias líneas de tiempo en su control, generaron en cada una de ellas el efecto espejo por donde distraerían a las razas reptoides haciéndose pasar como los Nephilim sin que se dieran por enterados del engaño óptico ilusorio.
 El secuestro no fue registrado por la tecnología de los reptoides a cargo de la misión, pues no estaban enterados de la existencia de este nuevo avance tecno-científico de sus contrincantes y no conocían la ilusión virtual que replicaba holográficamente imágenes, trayectorias e incluso el traslado por los túneles del tiempo como también la presencia físicas de vehículos y alienígenos.
 Los Anunnakis llevaron a los Nephilim  a sus naves,  los chequearon y comprobaron que los mismos habían sido genética y cognitivamente manipulados con implantes. Les informaron a los Nephilim secuestrados de sus condiciones y de lo que se estaba haciendo con ellos. Los Nephilim confesaron  sus sospechas por los síntomas físicos que percibían y la pérdida espontánea de sus memorias;  expresaron su dolor y desilusión con sus pares reptoides, como también les expresaron a los Anunnakis sus razones para no confiar en ellos plenamente ante la sospecha de estar siendo utilizados para una revancha y venganza.
 Los Anunnakis, dieron sus puntos de vista y les propusieron formar parte de su alianza dado que tenían muchos puntos en común y les ofrecieron como solución la posibilidad de implantarles un neurotransmisor en sus cerebros que fuera imperceptible para las razas reptoides y ex pleyadianos.
 La tecnología que les ofrecían les permitiría ver a los Nephilim cuando éstos eran intervenidos y qué es lo que hacían los del Consejo y sus parientes reptoides cuando eran abducidos durante sus exploraciones. Además  serían apoyados y cuidados por los Anunnakis desde sus centros de comando, que cumplirían la función de cámaras digitales, por donde les transmitirían a los Nephilim sus posiciones y localizaciones para que éstos a su vez retuvieran, en estado consciente, lo que veían y hacían durante las misiones en representación al Consejo y la Confederación.
Les facilitaron a los Nephilim el mismo código de comunicación de los Annunakis, por donde no podrían ser interceptados durante sus contactos y ello se debería a los neurotransmisores que habían desarrollado específicamente para entrometerse desde el espionaje en los asuntos de los reptoides y del Consejo de Orión.
Es decir, los Anunnakis, podrían viajar por las líneas de tiempo que estaban vigiladas por las razas reptoides y dracos; podrían verlos y escuchar sus conversaciones a través de los neurotransmisores que les implantarían dejando abierta la misma posibilidad a los Nephilim, bajo un absoluto compromiso, discreción y reserva porque para que este operativo funcionara, no debía producirse ningún margen de error por ninguna de las dos partes.
 Los Nephilim, no sabían muy bien que es lo que les convenía hacer. los Anunnakis, para ganarse su confianza, les mostraron la posibilidad de que los implantes se los pondrían tan sólo a unos cuantos de ellos para que comprobaran por sí mismos lo que les venían haciendo y para qué los estaban utilizando y que a su vez fueran los propios testigos y voceros oficiales para sus otros compañeros Nephilim.
 En común acuerdo aceptaron el desafío y se predispusieron a ser intervenidos en estado consciente por donde ellos podrían ir observando por un sistema de cámaras, paso a paso, el procedimiento quirúrgico que les aplicarían, hacer preguntas y recibir las instrucciones de los Anunnakis. La intervención fue un éxito, en tiempo terrestre no les llevo mas de 6 horas hacer lo planificado.
 Les devolvieron las dos naves que portaban los Nephilim con la mitad de su tripulación implantada y levantaron la holografía ilusoria corrigiendo nuevamente la detención del espacio-tiempo manipulada de sus partes, para su satisfacción los Nephilim que portaban los neurotransmisores podían registrar y visualizar todo el operativo e incluso las conversaciones de los reptoides con los del Consejo que no estaban enterados de que estaban siendo escuchados y visualizados por la nanotecnología de los Anunnakis. A su ves tenían que ejercer mucho control en su carácter para no despertar sospechas hasta dar por finalizada la misión y qué les ocultaban sus parientes.
 Los Nephilim y los Anunnakis, pasaron por muchas exploraciones y una vez de que tuvieron plena certeza y control de los proyectos de sus contrincantes permitieron en común acuerdo  que el resto de la tripulación nephilim fuese implantada y aislada para su seguridad.
 Los Annunakis tenían bajo su control la suficiente información como para levantar una rebelión en contra de estos tres sistemas, el Consejo de Orión, la Confederación y el Gobierno Unitario que se encontraban actuando a oscuras con el resto de las civilizaciones alienígenas las cuales ignoraban por completo  las operaciones secretas de sus representantes.
 Ante la sublevación llevada a cabo  a los gobiernos reptoides no les quedó otra opción que escuchar la propuesta de los Anunnakis que contaban con el fiel apoyo de los Nephilim. Les otorgaron cargos, puestos y participación como miembros del Consejo y de la Confederación. El Sid Metaliano estaba interesado en la nueva tecnología de los Anunnakis y astutamente le convenía tenerlos contentos hasta un cierto punto. Como castigo, el Sid Metaliano desautorizó a los reptoides de las Pléyades y presionó al Consejo de Orión a elegir el bando en que se quedarían.
 Los Anunnakis fueron ganando sus espacios y privilegios, compartían sus victorias y lo ganado con los Nephilim, podían moverse adonde quisieran y aprovechar a las colonias humanas 3D para expandirse como razas dándoles la posibilidad de tener su propia galaxia para alojar en ella sus reservas   a cambio de compartir sus nuevos avances tecno-científicos y nanotecnologías.
 Ambas razas aprovecharon todo cuanto estuviera a su alcance porque tenían bien en claro era que la amabilidad y los privilegios durarían hasta que el Sid Metaliano y los reptoides de las Pléyades ambiciosamente lograran tener en su poder la evolución tecno-científica alcanzada por los Anunnakis.
Los Nephilim, se convirtieron en los sobreprotegidos de los Anunnakis Se caracterizaban por la debilidad de tomar las colonias humanas 3D propiedad de sus parientes reptoides para  robárselas apropiándose de sus ciudades, con frecuencia desencadendo conflictos internos en los planetas experimentales que llevaban a los reptoides a tener que defenderse con enfrentamientos directos que terminaban destruyendo sus propiedades y habitantes.
 Los Nephilim y los Anunnakis crearon a sus propias descendencias con razas humanas portadoras del proyecto de clonación humano 3D e introdujeron en sus colonias humanas sus conocimientos. Otorgaron a sus hijos directos sus atributos tecno-científicos y la reserva de alta tecnología que depositaron en cámaras hiperdimensionales (Pirámides) bases de datos y tecnología mas avanzada que tan sólo por los Anunnakis podría ser develada. (Cronológicamente este episodio se lo puede situar en una línea de tiempo muy distante a la nuestra y que identifica legendariamente a la civilización Egipcia, Maya y Azteca.
 Los reptoides con apoyo del Sid Metaliano decidieron ponerle fin al acoso de sus parientes, se comunicaron con los Nephilim para proponerles una tregua que diera por finalizado su enemistad y, como prueba de su palabra, les ofrecieron parte de sus descendencias hembras que, sin dificultad alguna, serian compatibles genéticamente con ellos y unirían sus lazos para siempre. Al mismo tiempo les propusieron habitar el décimo Sistema Solar (el nuestro) en cuatro planetas (Marte, Saturno, Tierra y Plutón) considerados en ambientación planetaria como los más aptos a sus condiciones.
 Los Nephilim consultaron esta propuesta con los Anunnakis, quienes transmitieron su conformidad y advertencia porque seguían manteniendo la misma actitud de desconfianza respecto a los tres organismos e intuían que estaban siendo llevados a una trampa. Sus fieles amigos solicitaron a los reptoides un lugar físico en otros planetas para los Anunnakis, pero éstos se negaron argumentando que estaban acostumbrados a vivir como nómadas y que preferían estar ubicados en satélites en los planetas que habitaran los Nephilim.
 Dejaron que los Nephilim cumpliesen con sus mayores deseos. Además irían a asentarse a uno de los mas grandes patrimonios reptilianos, valioso por la diversidad de sus colonias humanas 3D. Mientras tanto seguirían los acontecimientos de cerca.
 Después de un largo periodo de aparente paz y siendo dueños de cuatro planetas propios,  los Nephilim fueron avisados por los Anunnakis de que sus parientes reptoides querían conocer qué mejoras genéticas habían introducido en las hembras entregadas y que por lo tanto existía la posibilidad de que tuviesen aún relaciones con sus hembras   y que corrían el riesgo de que sus hijos no fuesen de sangre pura como ellos creían. Este dato les explicó el por qué algunos de sus hijos Nephilianos eran llevados a recibir una educación especial en centros educativos a cargo de la misma Confederación, con la premisa que habían nacido con el don para ser lideres y expertos en la ciencia, lo cual era cierto. La Confederación quería tener la reserva y patria potestad de los mismos. Atrás de esto, la realidad era que el líder metaliano quería armarse de esta reserva sumamente valiosa para la evolución de su tecnología y desarrollo científico.
 Los Nephilim sin permiso se dirigieron a retirar sus hijos con apoyo de los Anunnakis, dispuestos a ir a otra guerra local. Esta ves las tres estructuras de poder, Gobierno Unilateral, Confederación y Consejo de Orión, los estaban esperando pero no con armas sino con documentos que detallaban acuerdos específicos, que exigían sus retiros voluntarios como miembros del Consejo y de la Confederación, la reparación de todos los daños que habían venido ocasionando en los planetas que habitaban más los que visitaban, también de sus patrimonios y tecnología desarrollada y el exilio con un periodo acordado si realmente querían recuperar a sus hijos, medios hijos, sus hembras y pertenencias planetarias.
Cuando los Annunakis, quisieron oponerse, el Sid metaliano les sorprendió con la información de la captura de sus hijos que estaban en dominios de su gobierno y que sus paraderos estaban fuera del alcance de sus tecnologías. Les mostraron en las condiciones en que tenían a sus hijos y esposas haciéndolos responsables del tipo de trato que recibirían, les dejaron en claro que no les matarían a sus hijos, sino que les enviaran imágenes del mal trato o del buen trato que recibirían en caso que no llegaran a un acuerdo favorable para las partes.(En resumen, hicieron rehenes a sus descendencias)
Para ellos perder sus descubrimientos no les era un problema porque sabían que podían no tan sólo reproducirlos sino  superarlos en evolución. Ellos como razas en ese sentido eran incontrolables y estaban siendo burlados en sus afectos al haber construido su estructura familiar que denotaba su única debilidad. Los Nephilim reconocieron que sus parientes reptoides los habían llevado a esta trampa de la cual no tenían retorno y formaba parte de su entrega.
 Ambas razas firmaron y pactaron el acuerdo. Dejando en claro que una vez concluido el periodo de exilio regresarían. Tal petición fue aceptada por el Sid metaliano y reptoides;  no obstante los Anunnakis dejaron sus dispositivos tecnológicos en túneles subterráneos, ubicados arquitectónicamente en coordenadas geométricas alcanzable sólo para sus tecnologías, protegidas por bases externas cuyas estructuras (Pirámides) habían sido diseñadas específicamente para resguardarlas ante la posibilidad de que fueran sorprendidos por una emboscada para ser deportados de este Sistema Solar.
Al retirarse de este dominio, las razas Annunakis dejaron sus satélites que habían sido sus habitáculos de asentamiento. Los mismos estaban equipados para ser cámaras propulsoras del tiempo-espacio por donde podrían seguir manipulando las coordenadas físicas de las líneas de tiempo que ellos mismos les habían construidos a las razas reptoides, por orden del líder metaliano.
 Los Anunnakis han permitido hasta el momento que las razas alienígenas utilizaran estos habitáculos (Satélites) para crearles dependencia a sus contrincantes y seguir observándolos.
 Todo esto esta sucediendo ahora en el momento presente. No se puede precisar la aparición desde el exilio de los Anunnakis y de los Nephilim ya que las líneas de tiempo que se datan como antecedente de sus existencias están fijadas en miles de años y esto no es cierto.
 Porque el mundo holográfico en que vivimos actualmente fue diseñado y construido con parte de la tecnología de los Anunnakis, fueron los inventores de la tecnología y arquitectos de los campos holográficos virtuales, que fácilmente les ha permitido a las razas alienígenas y al líder metaliano construir este terrario virtual con distintos ecosistemas e ir hilvanando líneas de tiempo con retazos de hechos, algunos no ocurridos en este planeta y presentados en conjunto como “nuestra historia”.
 ¿Cuál es la situación real en estos momentos para los Anunnakis y los Nephilim?
 Ellos se encuentran dentro de este Sistema Solar, desde hace tiempo, pacientemente a la espera de ver y de presenciar en qué va a terminar lo que han estado planificando con anticipación las razas alienígenas.
 Se mantienen apartados de todo tipo de propuestas por parte de sus contrincantes, específicamente con la Confederación, y con el gobierno del líder metaliano, que con sus programas de conducción gubernamental, ha aislado y discriminado a cientos de civilizaciones alienígenas por no ser de sangre “pura”.
 Los Anunnakis y los Nephilim, en tiempo cronológico terrestre hace diez años que están dando vueltas en su orbita alrededor de este Sistema Solar. Ellos han podido hacer esto sin generar disturbios. Tanto sus naves, como la órbita artificial por donde se trasladan y movilizan, pertenece a su propia tecnología. Recientemente han tomado la iniciativa de ingresar al Sistema Solar y hacerse manifiestos con sus presencias cambiando la forma y el color de su nave ciudad que  es inmensa.
La nave-cuidad misma está equipada y preparada para arrasar con todo lo que se le interponga. Las razas alienígenas se han visto obligadas a tener que centrar su atención hacia afuera de esta holografía planetaria porque están tratando de saber cuáles son sus planes y posibles frentes de ataque. Ambas razas (Anunaki y Nephilim) les han comunicado que, en caso de conflicto, están dispuestos a sacrificar a sus descendencias y que las mismas los entenderán.
 Los Anunnakis y los Nephilim, en función de aumentar su fuerza de choque, han logrado consolidar una fuerte alianza con aquellas colonias alienígenas que habían sido dejadas de lado y en este momento constituyen su gran ejercito. A través de ellas son informados de cada uno de los procedimientos que se ejecutan dentro y fuera de esta holografía planetaria.
Tienen a su disposición las ubicaciones físicas y paraderos dimensionales de las descendencias (Elites) de las trece castas reptoides, pleyadianos y metalianos refugiadas en la ciudad Matrix y holografía. Hacen saber sus pasos y sus movimientos a las razas alienígenas diciéndoles a ellas mismas donde se encuentran y qué es lo que están haciendo sus hijos en sus puestos de gobierno, templos religiosos, etc.
 Dejan en claro que, por el momento, no quieren actuar y que están a la espera de una pronta resolución oficial que dé por finalizado sus exilios y la recuperación de sus patrimonios  y una compensación por no haber cumplido los convenios del tratado y mencionan como premisa  la no utilización de sus tecnologías y satélites lunares. Esto significa que los Anunnakis y los Nephilim están al tanto de todos sus planes.
 Tratando de describir la situación actual diré que, a causa de todos estos acontecimientos,  la situación se mantiene en una tensa calma en que unos esperan la reacción de los otros.
Los Anunnakis y los Nephilim han llegado a la conclusión que el Gobierno de las razas reptoides no va a producir ningún evento catastrófico para finales del 2012 tal y como lo tenían previsto porque ahora saben que Annus y Nephilim intervendrían  para evitar que esto ocurra porque destruirían lo que ellos consideran sus posesiones.
 Los Anunnakis están más interesados en los territorios, en sus riquezas y recursos naturales que en mantener cautivos a los humanos originales para sacar de ellos provecho de sus características genéticas lumínicas ya que consideran que sus propios cuerpos son perfectos y no quieren mezclarlos con ninguna clase de genética.
Los Annunaki están en la actualidad dispuestos a llegar a algún tipo de pacto u acuerdo con las civilizaciones Luz.
Saben que las civilizaciones Luz están dispuestas, en este momento, a la batalla final que los lleve a rescatar a todos los humanos para después sellar esta parte del cosmos definitivamente. Este hecho produciría un daño terrible y definitivo en las razas reptoides y en el gobierno central.
Los mismos Annunaki quieren quedar ellos mismos al frente de las negociaciones para llegar a un conforme acuerdo, siendo los gestores que definan el futuro de todas las razas alienígenas incluido el cese del gobierno del Sid metaliano, que es uno de los proyectos que más anhelan conseguir.
 Ambas razas están informando extraoficialmente de los planes y proyectos de sus contrincantes a sus otros pares para sabotearles sus objetivos. Tienen a sus infiltrados dentro y fuera de esta holografía planetaria que forma parte de la guarida y refugio provisorio de los hiperdimensionales.
También han llegado a la conclusión que lo que quieren impartir los alienígenos y el líder metaliano como reforma sanitaria a partir del 2013 lo han empezado  a realizar desde hace dos años en toda la población humana de la superficie de la Tierra, calculan que un 10% de la población humana ha sido implantada por distintos mecanismos siendo las abducciones las mas exitosas, luego siguen los chemtrails e industria farmacéutica y alimenticia.
El propósito encubierto atrás de la reforma sanitaria es controlar bajo hipnosis cognitiva a esta reserva humana y reprogramarla genéticamente para que biológicamente sólo puedan alcanzar por su densidad los planos entre la 3D y 4D.
 Se podría decir que quieren sellar biológicamente a todos los humanos que puedan dentro de estas dos coordenadas dimensionales que funcionarían a manera de prisión, porque el único objetivo es mantenerlos de rehenes para poder negociarlos y canjearlos por sus libertades.
Mientras transcurre el 2012  el desconcierto fuera de esta holografía planetaria es absoluto, porque no se puede planificar o predecir qué es lo que puede llegar a acontecer porque todo se va contraprogramando en la marcha.
Las civilizaciones Luz, las razas alienígenas que hacen a la conducción de este gobierno planetario bajo el lema NOM y las razas Anunnakis y los Nephilim, se mueven de forma independiente desorientándose entre ellas mismas y haciendo todo lo que este a su alcance para que sus planes no corran el riesgo de ser descubiertos con anticipación.
 ¿Cuál seria nuestra actitud ideal como seres humanos 3D viviendo dentro de esta holografía planetaria ante este panorama?
 Estar atentos a las distintas versiones que nos llegan como información, comentarios, canalizaciones, documentales, conferencias etc. para saber discernir con claridad la procedencia del contenido de sus mensajes y la idea e intenciones que hay detrás de cada argumento.
 En el aspecto personal, mantener el cuidado de nuestra ecología exterior e interior, es decir cuidar nuestro cuerpo y el contenido de nuestra conciencia.
 También conviene hacernos más conscientes de las discontinuas líneas de tiempo que se unen y desunen en nuestro pasado como civilización ya que la respuesta no está de acuerdo con nuestro razonamiento. Estas disfunciones no se deben a diluvios, caída de meteoritos, glaciaciones…etc.
 Ahora conocemos quiénes están detrás de todo esto, sabemos sus propósitos y de antemano sus planes. Tenemos la base de datos a nuestro alcance, como la posibilidad de conocer los mecanismos que emplean quienes quieren seguir gobernando nuestras vidas y a este mundo.
 Está en todos nosotros recuperar nuestros derechos sintiéndonos ser la base de nuestros cimientos con objeto de iniciar  una modificación planetaria para que vibratoriamente tengamos a nuestro alcance la visión total de los hechos por venir, así como las respuestas y las soluciones para proteger nuestra integridad como civilización.
Un fuerte abrazo

No hay comentarios:

Publicar un comentario