viernes, 9 de diciembre de 2016

CHIP: El Ambicioso plan de los cíborgs en Suecia.

David Icke:
Es vital para la libertad humana que la gente rechace ser implantada con un microchip. El chip podría enviar frecuencias que causaran un dolor severo o enfermedad, manipular a la gente mentalmente y emocionalmente y hasta matar. Podría hacer a la gente dócil o agresiva, sexualmente excitada o suprimida y afectar sus procesos de pensamiento de modo que ellos no pudieran pensar correctamente.

Esta es la verdadera historia detrás de la implantacion de microchips en la gente. 
Fuente:  David Icke

El ambicioso plan de los cíborgs en Suecia

Un grupo de voluntarios se animó a implantarse chips para aprovechar los avances en los dispositivos móviles y mejorar la calidad de vida, más allá de las inquietudes que generan estas tecnologías.


Ya  había oscurecido en Estocolmo cuando un grupo de ocho personas entró en Swahili Bobs, un salón de tatuajes en uno de los callejones del barrio de Sodermalm. Durante el día sus integrantes eran emprendedores tecnológicos, estudiantes, diseñadores de sitios web y consultores de informática, pero esa noche se transformaron en cíborgs.
Estos párrafos pueden sonar al principio de una novela de ciencia ficción, pero se trata de una recolección de eventos reales, escritos por el hacker Hannes Sjoblad. Fue él quien organizó a finales de noviembre esta "fiesta de implantes", una de varias que planificó.
En el evento, ocho voluntarios accedieron a ponerse bajo la piel de la mano un implante con un pequeño chip RFID (identificación por radiofrecuencia, en sus siglas en inglés). El propio Sjoblad era uno de los voluntarios.

HACIA UNA VISIÓN

Sjoblad ya ha logrado que 50 personas se hayan implantado un microchip, y tiene como objetivo que otras 100 lo hagan durante los próximos meses. Pero a largo plazo, su visión es mucho más ambiciosa.
"Después habrá 1000, después 10.000. Estoy convencido de que esta tecnología está aquí para quedarse y de que no nos parecerá nada raro tener un implante en la mano", dijo.
Este cíborg busca voluntarios que se unan a su sueño a través de las redes sociales y de las comunidades de hackers en Suecia, entre la gente que ya está acostumbrada a jugar con la tecnología.

"MUCHO POTENCIAL"

Ahora mismo el implante funciona como un simple programa de seguridad, que les permite a los usuarios abrir la puerta de su casa sin llave, aunque para ello tengan que cambiar el mecanismo de cierre, algo que en estos momentos no es barato. También pueden desbloquear fácilmente un teléfono Android.
Pero los voluntarios creen que hay mucho potencial más allá de esto. "Creo que acabamos de empezar a descubrir las cosas que podemos hacer con esto", dice Sjoblad. "Hay mucho potencial para registrar la vida diaria. Con la tecnología deportiva para vestir que tenemos ahora tienes que escribir lo que comes o a dónde vas".
Implante del chip RFID en Hannes Sjoblad 

No hay comentarios:

Publicar un comentario