martes, 3 de julio de 2012

La policía registra la casa y las oficinas de Sarkozy por el 'caso Bettencourt' .

FRANCIA | Investigación policial hecha pública por 'Le Monde'

Juan Manuel Bellver (Corresponsal) | París

La policía ha registrado esta mañana la vivienda habitual de Nicolas Sarkozy y dos de sus oficinas parisinas en busca de pruebas que lo impliquen en el affaire Bettencourt. Agentes de la Brigada Financiera se han presentado con una orden del juez de Burdeos Jean-Michel Gentil, que instruye el caso de financiación ilegal de partidos políticos relacionado con la heredera de L'Oréal en el que está imputado el ex ministro y tesorero de la Unión por un Movimiento Popular Eric Woerth.

En unas horas, han puesto patas arriba el dúplex de su esposa Carla Bruni en la Villa Montmotency en el 16ème arrondissement, así como el bufete de abogados Arnaud, Claude et Associés en el bulevar Malesherbes, del cual es socio, y ese nuevo despacho de la rue Miromesnil que le paga el estado en su calidad de ex Presidente de la República.

Pérdida de la inmunidad

Desde que perdió la inmunidad al mes de abandonar el Elíseo, a Sarkozy le está investigando a conciencia el tribunal de Burdeos para determinar su relación con esas cantidades de dinero en metálico que los empleados de Lilianne Bettencourt afirman que la rica viuda entregó para pagar los gastos de su campaña presidencial de 2007.

El abogado de Sarkozy, Thierry Herzog ha declarado que "estas investigaciones son inútiles", según informa el diaio 'Le Monde'. Herzog ha explicado haber remitido al juez el 15 de junio "documentos justificativos de la agenda de Nicolas Sarkozy durante el año 2007". El ex jefe del estado había creído que con esto bastaría para saciar la curiosidad de los magistrados y eso hizo el pasado 16 de junio. Pero, al parecer, no ha sido suficiente.

A Nicolas y Carla, que ahora se encuentran en Canadá, estos registros les habrán fastidado sin duda su planes de irse inminentemente de vacaciones con su hija Giulia a Cap Nègre, la casa que la familia de ella posee en el sur de Francia.

Se desconoce aún si, tras estudiar el material incautado en los tres lugares, los jueces Jean-Michel Gentil, Cécile Ramonatxo y Valérie Noël reclamarán al político conservador para que se persone a declarar en sus dependencias, como ya hubo de hacer Eric Woerth el pasado mes de febrero.

El 8 de dicho mes salió imputado por tráfico de influencia pasiva (dado que en 2006 Madame Bettencourt ya empezaba a padecer demencia senil) y al día siguiente por financiación ilegal de partido político. Dos delitos que pueden implicar hasta diez años de cárcel y 150.000 euros de multa.

Investigación por financiación ilegal en la campaña

El dinero recaudado para los comicios de 2007 en los que el candidato de la UMP venció a la socialista Ségolène Royal por un margen de 53 % contra 47% está siendo revisado con lupa por los fiscales de Burdeos, toda vez que Claire Thibout, ex contable de Liliane Bettencourt, reveló a los investigadores que Woerth, encausado, podría haber recibido hasta 150.000 euros en metálico de manos de Patrice Maistre, entonces administrador de la familia, como ayuda para la campaña. Hechos que el ex tesorero niega y que su jefe Sarkozy negará sin duda a su vez.

Las donaciones privadas a partidos políticos están estrictamente reglamentadas en Francia desde los años 90 y sólo se permiten en cantidades limitadas que deben ser declaradas a la Commission pour la Transparence Financière de la Vie Politique (CTFVP) y a la Commission Nationale des Comptes de Campagne et des Financements Politiques (CNCCFP). Según la ley, sólo pueden realizar este tipo de dones las personas físicas y por un máximo de 7.500 euros anuales, que se reduce a 4.600 en periodo electoral.

El polémico 'Caso Bettencourt'

El interés de la justicia por los asuntos de la mujer más rica Francia comenzó en diciembre de 2007, cuando la única hija de esta puso una demanda por abuso de debilidad contra el fotógrafo buscavidas François-Marie Banier, que en los últimos años habría logrado acumular al parecer dádivas millonarias.

A raíz de esa situación, los jueces de Nanterre y luego de Burdeos se pusieron a investigar cuanto sucedía en la mansión familiar de Neuilly-sur-Seine. La millonaria ha sido puesta bajo tutela debido a que padece Alzheimer y anosognosia, y algunos de sus colaboradores y amigos han terminado sentados en el banquillo. De todos ellos, Woerth era la pieza más codiciada. Ahora está por ver si el caso salpica de algún modo al mismísimo Sarkozy.

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2012/07/03/internacional/1341327268.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario