miércoles, 5 de marzo de 2014

Teresa Forcades y Esther Vivas: "Los que mandan tienen miedo de aquellos que desobedecen".



ser la clave para que la salida de la crisis responda a las necesidades de la mayoría y no, como quieren los responsables de las políticas actuales, para reforzar los privilegios de unos pocos. Del libro “Sin Miedo. Diálogos entre Teresa Forcades y Esther Vivas




Puesto que no es posible ningún tipo de cambio, avance, progresión, movimiento o creación sin un objetivo perfectamente definido de antemano, voy a volver a recordar que este blog lo tiene.

Por más que los posts aparenten diversidad de temáticas, a todos ellos los impulsa un mismo propósito. Todos van dirigidos a guiar la atención en un dirección determinada.

Por un lado, al reconocimiento de la situación en la que nos encontramos, la que recogemos en los posts de la serie El Avance de la NADA, que muestra aspectos de cuya contemplación conjunta se comprende la deriva de nuestro planeta en una dirección muy clara de caos y desorden máximo, hacia la que está siendo impulsado por los ideólogos del llamado Nuevo Orden Mundial.

Un “orden” el suyo que es más bien un desorden y “una orden”, una imposición, y que se caracteriza porque, para existir, necesita homogeneizar, controlar y arrasar cualquier iniciativa individual. Un Orden Supra impuesto por los pocos para hacer de los muchos sus siervos y de la Tierra una planeta-prisión.

Por el otro lado, en los posts de la serie Creando la Nueva Realidad se resaltan los aspectos y características de aquello que queremos crear, y hacia lo cual nos dirigimos. Nuestro objetivo. Un tipo de orden muy diferente, en el que la unidad esencial se deriva de la máxima expresión de las diferencias individuales, a partir del reconocimiento íntimo de cada persona de lo sagrado manifestándose a través de sí misma, de sus matices, de su forma única de ser.

El presente post se centra en un aspecto esencial de lo que, necesariamente, debe constituir la piedra angular de la Creación de la Nueva Realidad, la piedra a partir de cuya posición se estructura la construcción entera.

Y en este caso, la piedra angular para levantar el edificio de la Nueva Realidad no puede ser otra que la pérdida del miedo

Este es el centro del mensaje que Teresa Forcades y Esther Vivas lanzan a la sociedad, desde sus diálogos, recogidos en un libro titulado Sin Miedo,
de reciente publicación. 

Este post se dedica a difundir el importante mensaje de estas dos mujeres de mente clara, que, de manera valiente y decidida, están trabajando para Crear la Nueva Realidad. 

Un objetivo al que también nos referimos en este blog con la expresión Conducir a la humanidad hacia el futuro. ¡Seguimos adelante sin perder de vista, ni un momento, el objetivo!


Teresa Forcades monja benedictina de Montserrat y doctora en salud pública y teología, y Esther Vivas, periodista y activista social, hace meses que recorren Cataluña con el objetivo de sumar voluntades para impulsar un proceso constituyente que fuerce un cambio de sistema económico, político y social.

Durante los encuentros del proceso constituyente, plantean la necesidad de tomar conciencia de la violencia del sistema, y de la pérdida de derechos y libertades que se está produciendo en el marco de la crisis.

La editorial Icaria acaba de publicar en castellano la obra Sin Miedo, un diálogo entre Forcades y Vivas en el que reflexionan sobre las causas de la actual situación de crisis, quién sale ganando y quién está perdiendo, y a la vez plantean alternativas, animan a la acción, a movilizarse y a desobedecer para cambiar unas políticas injustas.


La sociedad poco a poco comienza a perder el miedo, aseguran, y esta debe ser la clave para que la salida de la crisis responda a las necesidades de la mayoría y no, como quieren los responsables de las políticas actuales, para reforzar los privilegios de unos pocos.


Extracto de la conversación entre Teresa Forcades y Esther Vivas

Algunas leyes actuales se pueden calificar como terrorismo de Estado.


La monja Teresa Forcades ha propuesto la supresión de los partidos políticos o al menos su “modificación radical” porque, para ella, no funcionan de manera democrática. En su libro ‘Sin miedo’, escrito junto con la experta en movimientos sociales Esther Vivas, la religiosa analizan los efectos de la crisis y defienden la incompatibilidad entre capitalismo y democracia, justicia y libertad.

Entrevista a Teresa Forcades y Esther Vivas

¿Cómo se puede perder el miedo cuando uno se encuentra en una situación cada vez más precaria?

T.F.: De miedos hay de muchos tipos y por muchos motivos. El título del libro hace referencia a un miedo muy concreto: el miedo político, el miedo a sublevarse, a defender las libertades y la dignidad. Este se pierde abriendo los ojos y yendo al fondo: ¿Qué es lo que quiero? ¿Cómo quiero vivir y por qué? Esta toma de conciencia comienza para cada uno de una forma distinta, pero sólo se profundiza tomando parte, junto con otras personas, en las luchas concretas. Perder el miedo no equivale a perder la modestia o la humildad, no equivale a creerse en posesión de la verdad absoluta.

E.V.: En los últimos tiempos hemos visto que la gente sale a la calle, desobedece leyes y políticas injustas, y que estas acciones cuentan con el apoyo de amplios sectores de la sociedad. Por eso decimos que el miedo comienza a cambiar de bando, porque, al mismo tiempo, desde las instancias gubernamentales se estigmatiza a los que luchan, se los reprime, como hemos visto recientemente con la nueva Ley de Seguridad Ciudadana y la reforma del Código Penal. Es una muestra de que los que mandan tienen miedo de aquellos que desobedecen, y como no pueden aplicar sus políticas de recortes por las buenas, las aplican por las malas.

El libro comienza apuntando que nos encontramos en una encrucijada. ¿Qué tenemos detrás y que puede venir en adelante?

T.F.: Detrás tenemos al capitalismo con rostro humano: siempre ha sido una falacia y ahora ya no es creíble. Que diga que siempre ha sido una falacia no quiere decir que los derechos que teníamos en los años 80 no fueran reales; quiere decir que los disfrutábamos porque en el tercer mundo había dictaduras o guerras. Lo que es una falacia es afirmar que el capitalismo puede favorecer a una mayoría, siempre ha favorecido sólo a unos pocos.
Lo que puede venir delante depende del papel que juguemos: si restamos pasivas, lo que vendrá es más de lo que ya tenemos, acumulación de bienes y privilegios para unos cuantos y sufrimiento, destrucción y muerte para la mayoría.

E.V.: Debemos tener muy claro que no saldremos de esta crisis como hemos entrado. La crisis se utiliza como una oportunidad por parte de las élites económicas, que cuentan con el apoyo de la mayor parte de la clase política del país, para recortarnos derechos sociales, derechos laborales, derechos democráticos, para comerse este gran pastel que son los servicios públicos… Si salimos de la crisis como quieren aquellos que están aplicando las actuales políticas, saldremos con muchos menos derechos.

T.F.: Si nos organizamos y provocamos una ruptura, lo que puede venir por delante no será seguro ningún paraíso, pero puede ser un sistema bastante razonable, capaz de repartir riqueza y de asegurar que todo el mundo tenga los mínimos para vivir con dignidad.No puede ser que 1.000 millones de personas pasen hambre en un mundo de 7.000 millones de habitantes que produce alimentos para 11.000 millones.

¿Cómo se impulsa el cambio?

T.F.: Primero, hablando claro: no puede ser un cambio reformista, debe ser un cambio de ruptura. No puede ser una nueva versión del capitalismo, debe ser un modelo anticapitalista. Con este horizonte claro, necesitamos unirnos y organizarnos políticamente para una candidatura unitaria de ruptura que proponga la formulación de un nuevo marco constitucional. Las reacciones, si el movimiento crece, no se harán esperar, y cuando lleguen debemos estar listos para hacerle frente.

E.V.: Hay un discurso hegemónico que nos quiere hacer creer que somos culpables de esta situación, que somos cómplices. Por eso nos dicen que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, porque si pensamos que esto de la crisis es responsabilidad aceptaremos las consecuencias, que son los recortes. Es importante abrir los ojos a esta realidad, tomar conciencia, para que la salida de la crisis esté en nuestras manos y responda a nuestras necesidades como personas y no a los intereses de unos pocos.

¿La sociedad está preparada para un proceso revolucionario de este tipo?

T.F.: Está preparada para que la idea se vaya extendiendo. El proceso revolucionario no es lineal, puede haber saltos inesperados, es más bien como un magma hirviendo por debajo, que de repente puede hacer erupción. Cuanto más organizadas nos encuentre la erupción, mejor la sabremos aprovechar. Por ejemplo, la huelga indefinida de los maestros de las Baleares fue una sorpresa y podría haber sido el catalizador de una reacción en cadena.

E.V.: Cuando desde el proceso constituyente planteamos que es necesario sumar a un amplio abanico de personas, organizaciones, movimientos, etc. y planteamos que hay que cambiar las reglas del juego a favor de la mayoría, lo decimos porque hoy este proceso constituyente se está haciendo a la inversa: se está llevando a cabo un proceso de recortes y pérdida de derechos como nunca nos hubiéramos imaginado. Y por lo tanto podemos estar preparados o no para esta situación, pero no nos queda más remedio que enfrentarnos a ella.

¿Cómo debería ser la nueva política?

E.V.: Con una práctica política completamente antagónica a la dominante y la actual, que tenga su centro de gravedad en la calle. Desde mi punto de vista, las cosas solo se pueden cambiar desde la lucha, la movilización y la desobediencia en la calle. Si esto no existe, no hay cambio posible. Desde las instituciones, por sí solas, no se puede cambiar absolutamente nada. La historia nos lo ha demostrado claramente, cuando organizaciones llamadas de izquierdas han llegado al gobierno, hemos visto como se han visto arrastradas hacia las políticas de derechas.

T.F: Para garantizar las libertades individuales para todos de forma efectiva, el ordenamiento político debe tener por objetivo evitar la acumulación y el abuso de poder. Debe potenciar y diversificar la participación popular. No se trata sólo de institucionalizar de forma efectiva el control popular de los cargos electos y de su toma de decisiones, sino de potenciar la participación popular al máximo.

E.V.: Lo que es fundamental es que solo con la movilización social no es suficiente, hacen falta nuevos instrumentos estrechamente vinculados a estas luchas para acabar con el monopolio de aquellos que siempre han ejercido la política en las instituciones. Lo que hoy es urgente es convertir esta mayoría social que sufre la crisis en mayoría política.

Si comenzase a crecer el empleo y la presión sobre los ciudadanos disminuyese, ¿no conllevaría una menor movilización?

T.F.: Es importante señalar que la crisis no termina. Es endémica en el capitalismo. Puede que a algunas personas les afecte menos, y puede ser que estas personas se desmovilicen. La motivación y el contenido de la revolución no puede ser el beneficio individual, pero cada uno hace camino en esta toma de conciencia a su ritmo.

E.V.: Hace unos años, ser mileurista era ser un precario, hoy es ser un afortunado. Quieren normalizar la pobreza, la precariedad, y por eso es tan importante aprovechar el momento actual, de emergencia de la indignación, en el cual la gente no se conforma, se rebela, amplios sectores de la sociedad que quizás no se movilizan conectan con el sentir de estas protestas sociales. Creo que hoy hay una oportunidad como nunca para poder cambiar las cosas, y la debemos aprovechar.

¿Si la revolución no es global no hay nada que hacer?

T.F.: Si la revolución no es global no hay demasiado que hacer, pero la revolución sólo será global a partir de las luchas locales. No debemos esperar a que emerja una superorganización revolucionaria a nivel planetario y nos diga lo que tenemos que hacer: la revolución (la local y la global) comienza desde abajo.

E.V.: Cualquier tipo de cambio sociopolítico que se plantee debe tener una perspectiva clara internacionalista. Se deben crear alianzas con otras organizaciones y movimientos sociales. Y hace falta ocupar las instituciones para disolverlas y abrir un proceso constituyente, en el que el conjunto de la población pueda redefinir las reglas del juego.


Teresa Forcades y Esther Vivas hablan “sin miedo” del Proceso Constituyente.


El miedo está empezando a cambiar de bando…
loquepodemoshacer.wordpress.com 


Fuente: http://www.preparemonosparaelcambio.com/2014/01/teresa-forcades-y-esther-vivas-los-que.html?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+PreparmonosParaElCambio+%28Prepar%C3%A9monos+para+el+Cambio%29

3 comentarios:

  1. Querida Bibiana, no puedo estar más en desacuerdo con lo que propone este libro, las cosas jamás van a cambiar “desde la lucha, movilización social y la desobediencia en la calle”, esto sólo lleva a la violencia y sufrimiento como largamente lo hemos visto a través de la historia y todos los días en los momentos actuales, hablar de crear un partido político de ruptura y revolucionario me suena a estar escuchando a un anarquista o miembro de algún partido que promueve este tipo de ideología, alejado completamente de un camino de principios, valores y respeto por el ser humano, como uno esperaría, además, de quien profesa una religión que está basada en el Amor y en promover la Paz; sabemos que en realidad las cosas cambiarán cuando haya un cambio de conciencia en la humanidad, partiendo desde cada uno de nosotros produciéndose como consecuencia un cambio a nivel colectivo; son estos tipos de lectura y mensajes que convierten a las personas incautas, coloquialmente hablando, en “más peligrosas que monos con gilette”; estas autoras debieran estar enseñando a elevar el nivel de conciencia de las personas en vez de estar promoviendo la violencia, la división y el desamor.
    un abrazo
    Gemma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada gemma, totalmente de acuerdo contigo. Siempre desde la paz y nunca desde la violencia ni la confrontación. Tal vez la palabra que pone es un poco fuerte, pero se refiere al cambio desde nuestra cabeza, desde corazón. Lo que pasa es que cuando se dicen las verdades y se viven malos momentos es recién allí que se toma consciencia de la realidad concreta, pero siempre desde la paz. En España se está viviendo muy mal, hay mucha gente (abuelitos y niños en la calle con hambre y sin techo), padres que deben dejar a sus hijos en un orfelinato por no poder criarlos, darles de comer, y así sigue la lista. Se refieren a esta gente que la está pasando muy mal.
      Saludos.
      Bibiana.

      Eliminar
    2. Querida Bibiana, no te dejes engañar, quienes fomentan la lucha de clases y la violencia saben muy bien como manipular a las personas, haciéndoles creer que mediante lo que ellos proponen se va a acabar la pobreza y los abusos, nada más lejos de la realidad, es cosa de ver lo que ha pasado últimamente con Grecia, Portugal, Italia, España, etc, y para qué decir lo que sucede en Venezuela y todos los países que se arrogan ser gobernantes para el pueblo, palabras tan manoseadas, tergiversadas y que conducen a engaño. El origen de la situación actual ya Mariela y otros se han referido a ello, y es debido a personas que son marionetas del gobierno en las sombras; nadie puede desconocer que efectivamente existen muchos problemas que es necesario solucionar para que todos vivamos dignamente, pero el camino no es precisamente a través de la ruptura y la anarquía, parte por educar a las personas , que cada uno se haga responsable de su propia vida, y como te decía ayer, por aumentar el nivel de conciencia, sin esto, seguiremos siempre en lo mismo. No es verdad que todos los que tienen dinero son abusadores como tampoco es verdad que todos los pobres son todos blancas palomas, esto es una falacia inducida para confundir y engañar, esta división es mañosa y perversa y ha sido causa de todos los males y miserias; lo que ha sucedido en Europa en gran parte se ha debido al gran endeudamiento de las personas y países que en algún momento se tiene que pagar, si nada es regalado! Lo que sucede es que es más fácil para conseguir votos y apoyo popular si dices que “a los ricos se les va a quitar para dárselos a ustedes”, pero qué cosa tan estúpida! Muchos “ricos” lo son por esfuerzo personal, disciplina y responsabilidad, y muchos “pobres” lo son por justamente todo lo contrario, por no hacerse responsables de sus propias vidas esperando que sea el papá Estado que les financie todo, (o sea, pretenden vivir a costa del que trabaja y que con esfuerzo ha estudiado), exigiendo sus derechos pero olvidándose de sus obligaciones. Por lo demás, vivimos en este planeta en que no podemos pretender que todos seamos iguales, si esto es otra mentira!!! La igualdad que se pretende no puede ser! Todos somos diferentes, con distintas capacidades, habilidades, motivaciones, intereses, etc, no me interesa ser igual a nadie, todos somos únicos y todos tenemos algo especial y diferente para desarrollar y para entregar a los demás; Yo ya estoy hace rato cansada de todo esto, y si tú te fijas bien, quienes fomentan este tipo de ideologías viven como perfectos “capitalistas”, dejando a su propio pueblo en la miseria, engañados en que algún día conseguirán vivir en el paraíso, por favor!! Yo no sé en qué irá a parar todo esto, está visto que las historias se repiten y las personas no logran aprender de la experiencia, vuelven una y otra vez a ser engañadas, y no se arreglan los problemas de fondo; insisto, es un problema de educación y de conciencia, y a los que manejan en las sombras no les interesa que salgamos de este estado, todo lo contrario, nos quieren divididos, resentidos, engañados, para ellos obtener el poder y vivir en la opulencia. Esto no va a cambiar fácilmente, lamentablemente, basta con ver lo que está pasando en este país, sin ir más lejos.
      un abrazo
      Gemma

      Eliminar