martes, 31 de diciembre de 2019

16 de Octubre 2019 - Prefiero serte sincera, percibo que tú no eres feliz, tu energía no está conectada a tu actividad laboral, por ende a tu negocio. Eso explica muchas de las cosas que estás viviendo en el plano personal, laboral y familiar. - Respuesta a edgard montiel - por Marielalero.

edgard montiel Miércoles, 16/10/2019 a las 1:45 am
Estimada Mariela, Humanos Luz, 3D Luz, y humanos Luz Ghiank.
Agradecido infinitamente por todo este conocimiento que nos han dado el cual se va haciendo cada vez màs complejo y maravilloso a la vez.
He estado releyendo los pdf de este último post y pues no he terminado porque también debo releer las preguntas y respuestas, pues el trabajo es largo y tendido pero a la vez lleno de sabiduría y enriquecedor, sumado a ello que alguno de ellos nos manda a releer otros; en fin, maravilloso.
La consulta es si puedo hacer algunas IN para mì y algunos miembros de mi familia sin haber terminado de releer los pdf? Y quiero comenzar conmigo una IN para solventar mi situación económica y por ende de mi familia porque la verdad no la estoy pasando nada bien. Si es posible la escribiré a continuación, si no, me encantaría tu orientación.
Yo (nombre) como ser humano conduzco estas acciones como mi Interfaz Neurotransmisora.
1-Me sincronizo fìsca, vibratoria y cognitivamente con la base de localización del futuro Inmediato y recibo su protección.
2- Como ser humano psíquico activo mis habilidades: cognitivas, intuitivas, perceptivas, sensitivas y energéticas, para concretar acciones justas y de buena fe encaminadas al ingreso de la energía dinero, para mi bienestar económico y el de mis seres queridos asì como una vida digna y feliz junto a mi familia.
3-De esta manera reactivo y potencio la productividad de mi actual medio de trabajo o bien me creo otro con mejores perspectivas de producción, lo cual me facilite prosperar y alcanzar la solvencia económica y de mis seres queridos, en perfectas condiciones.
En feliz termino concreto la acción del ingreso de la energía dinero para trabajar en la reactivaciòn de mi actual negocio o, bien la creación de otro.
Modalidad: 2 veces al día por 15 días y después 1 vez al día por 2 meses.
un fuerte abrazo
edgar montiel
marielalero Jueves, 17/10/2019 a las 12:34 am

Estimado Edgard Montiel,
He leído atentamente la elaboración de tu Interfaz Neurotransmisora (IN).
Necesito hacerte las siguientes preguntas, al leerlas no te apresures en responderlas, más bien que reflexiones, y procedas a comunicarme tu opinión al respecto.
¿Eres feliz trabajando en tu negocio? O solo es para ti un medio laboral, que hasta hace poco te era sustentable.
En el caso, que te sientas a gusto en tu negocio. ¿Existe alguna situación que te molesta?. Que te lleva a tener que contenerte para evitar problemas con tu personal o algún familiar.
Prefiero serte sincera, percibo que tú no eres feliz, tu energía no está conectada a tu actividad laboral, por ende a tu negocio. Eso explica muchas de las cosas que estás viviendo en el plano personal, laboral y familiar.
Un fuerte abrazo,
marielalero.
Fuente y Página Web de Marielalero: www.marielalero.com

Respuesta que corresponde al Post Akinka Neghel:

___________________________________________
Indice Archivos Blog Marielalero:

EL Individuo y La Sociedad - Jiddu Krishnamurti



El individuo y la sociedad

Jiddu Krishnamurti

Cuando para la transformación de la sociedad acudimos a un sistema, estamos tan sólo evadiendo la cuestión, porque un sistema no puede transformar al hombre.
El mundo es lo que ustedes son. Su problema es el problema del mundo. Ese, a no dudarlo, es un hecho básico y sencillo. Pero en nuestras relaciones con uno o con muchos parecemos siempre, en cierto modo, no tomarlo en cuenta. Pretendemos producir alteraciones mediante sistemas o una revolución en las ideas o los valores, basada en tal o cual sistema, olvidando que somos ustedes y yo quienes creamos la sociedad y producimos el orden o la confusión con nuestra manera de vivir. Debemos entonces empezar por lo que está más próximo; tenemos que preocuparnos por nuestra existencia diaria, por nuestros actos, pensamientos y sentimientos de todos los días, los cuales se revelan en el modo de ganarnos la vida y en nuestra relación con las ideas y las creencias. Esa es nuestra existencia diaria, ¿no es cierto? Nos interesa ganarnos el sustento, conseguir un empleo, ganar dinero; nos interesa la relación con nuestra familia, o con nuestros vecinos, y estamos interesados en ideas y creencias. Si examinan ahora sus ocupaciones, verán que ellas se basan fundamentalmente en la envidia y no en la estricta necesidad de ganar el sustento.
la revolución de la sociedad
La sociedad está estructurada en tal forma que es un proceso de constante conflicto, de constante devenir. Todo se basa en la codicia, en la envidia a nuestros superiores. El empleado quiere llegar a ser gerente, lo que muestra que su preocupación no es sólo ganarse el sustento, un medio de subsistencia, sino también adquirir posición y prestigio. Tal actitud, naturalmente, produce estragos en la sociedad, en la convivencia. Más si ustedes y yo nos preocupásemos tan sólo por el sustento, hallaríamos medios de vida justos cuya base no sería la envidia. Ésta es uno de los factores más destructivos que obran en la sociedad, ya que la envidia revela deseo de poder, de posición, y al final conduce a la política. Envidia y política están estrechamente ligadas. Cuando el empleado busca llegar a gerente, conviértese en uno de los factores que engendra la política del poder, que conduce a la guerra. Él es, pues, directamente responsable de la guerra.
Nuestro problema, pues, consiste en saber ¿no es así?- si puede haber una sociedad que sea estática y al mismo tiempo un individuo en quien aquella constante revolución esté realizándose. Es decir, la revolución en la sociedad debe empezar por la transformación íntima, psicológica, del individuo. La mayoría de nosotros desea ver una radical transformación en la estructura social. Esa es toda la batalla que se desarrolla en el mundo: producir una revolución social por medios socialistas o cualesquiera otros. Ahora bien, si hay una revolución social, es decir, una acción con respecto a la estructura externa del hombre, la naturaleza misma de esa revolución social, por más radical que ella sea, es estática si no se produce una revolución íntima del individuo, si no hay una transformación psicológica. De suerte que, para hacer surgir una sociedad que no sea reiterativa estática, que no esté desintegrándose, que esté constantemente viva, resulta imperativo que haya una revolución en la estructura psicológica del individuo; pues sin una revolución íntima, psicológica, la mera transformación de lo externo tiene muy poca significación. Es decir, la sociedad se vuelve siempre cristalizada, estática, por lo cual constantemente se desintegra. Por mucho y muy sabiamente que la legislación sea promulgada, la sociedad está siempre en proceso de descomposición; porque la revolución debe producirse por dentro, no sólo exteriormente.
Creo que es importante comprender esto, y no considerarlo con ligereza. Una vez llevada a efecto, la acción externa ha terminado, es estática; y si la relación entre individuos –que es la sociedad- no es el resultado de la revolución íntima, entonces la estructura social, por ser estática, absorbe al individuo y por lo tanto lo torna igualmente estático, reiterativo. Si se comprende esto, si se percibe el extraordinario significado de ese hecho, no puede tratarse de acuerdo o de desacuerdo. Es un hecho que la sociedad siempre se está cristalizando, que siempre absorbe al individuo y que la revolución constante, creadora, sólo puede ocurrir en el individuo, no en la sociedad, en lo externo. Esto es, la revolución creadora sólo puede tener lugar en las relaciones del individuo, que es la sociedad. Vemos cómo la estructura de la sociedad actual en la India, en Europa en América, en todas partes del mundo, se desintegra rápidamente; y esto lo sabemos dentro de nuestra propia vida. Podemos observarlo cuando vamos por la calle. No necesitamos grandes historiadores para que nos revelen el hecho de que nuestra sociedad se derrumba; y es preciso que haya nuevos arquitectos, nuevos constructores, para crear una nueva sociedad. La estructura debe levantarse sobre nuevos cimientos, sobre hechos y valores nuevamente descubiertos. Tales arquitectos aún no existen. No hay constructores, nadie que observando, dándose cuenta del hecho de que la estructura se desploma, esté transformándose en arquitecto. Ese, pues, es nuestro problema. Vemos que la sociedad se derrumba, se desmorona; y somos nosotros –ustedes y yo- quienes tenemos que ser los arquitectos. Ustedes y yo debemos descubrir de nuevo los valores, y edificar sobre cimientos más fundamentales, más duraderos. Porque si algo esperamos de los arquitectos profesionales –los constructores políticos y religiosos- nos hallaremos precisamente en la misma situación de antes.
la creatividad
Porque ustedes y yo no somos creativos, hemos reducido la sociedad a este caos. Ustedes y yo tenemos, pues, que ser creativos, porque el problema es urgente. Ustedes y yo debemos darnos cuenta de las causas del derrumbe de la sociedad, y crear una nueva estructura que no se base en la mera imitación sino en nuestra comprensión creadora.
¿Por qué, pues, la sociedad se derrumba, se desploma, como sin duda ocurre? Una de las razones fundamentales es que el individuo, ustedes, habéis dejado de ser creadores. Explicaré lo que quiero decir. Ustedes y yo hemos llegado a ser imitativos; copiamos exterior e interiormente. Exteriormente, cuando aprendéis una técnica, cuando se comunican unos con otros en el nivel verbal, tiene naturalmente que haber algo de imitación, de copia. Copio las palabras. Para llegar a ser ingeniero, primero debo aprender la técnica; y luego empleo la técnica para construir un puente. Tiene, pues, que haber cierto grado de imitación, de copia, en la técnica externa. Pero cuando hay imitación interior, psicológica, dejamos por cierto de ser creadores. Nuestra educación, nuestra estructura social, nuestra vida llamada “religiosa”, todo ello se basa en la imitación; es decir, me ajusto a determinada fórmula social o religiosa. He dejado de ser un verdadero individuo; psicológicamente, me he convertido en una simple máquina de repetir, con ciertas respuestas condicionadas, sean ellas las del hindú las del cristiano, las del budista, las del alemán o las del inglés. Nuestras respuestas están condicionadas según el tipo de sociedad, ya sea oriental u occidental, religiosa o materialista. De suerte que una de las causas fundamentales de la desintegración social es la imitación, y uno de los factores desintegrantes es el líder, cuya esencia misma es la imitación.
Para comprender, pues, la naturaleza de la sociedad en vía de desintegración, ¿no es importante investigar si ustedes y yo -el individuo- podemos ser creadores? Podemos ver que, cuando hay incitación, tiene que haber desintegración; cuando hay autoridad, tiene que haber imitación. Y como toda nuestra formación mental, psicológica, se basa en la autoridad, hay que estar libre de autoridad para ser creador. ¿No habéis notado que en los momentos de creación, en esos momentos relativamente felices de interés vital, no hay sentido alguno de repetición, de imitación? Tales momentos siempre son nuevos, frescos, creadores, dichosos. De suerte que una de las causas fundamentales de la desintegración social es la imitación, que es el culto de la autoridad.
¿No es, por lo tanto, un hecho obvio que lo que soy en mi relación con el otro, da origen a la sociedad, y que si no me transformo radicalmente, no puede haber una transformación de las funciones esenciales de la sociedad? Cuando para la transformación de la sociedad acudimos a un sistema, estamos tan sólo evadiendo la cuestión, porque un sistema no puede transformar al hombre; el hombre transforma siempre el sistema, cosa que muestra la historia. Hasta que yo, en mi relación con ustedes, me comprenda a mí mismo, soy la causa del caos, de la desdicha, la destrucción, el miedo, la brutalidad. El comprenderme a mí mismo no es una cuestión de tiempo; puedo comprenderme en este mismo instante. Si digo: “Me comprenderé mañana”, estoy introduciendo caos y desdicha, mi acción es destructiva. Apenas digo “comprenderé”, doy entrada al elemento de tiempo y, de este modo, ya estoy atrapado en la ola del desorden y la destrucción. La comprensión es ahora, no mañana. “Mañana” es para la mente perezosa, floja, para la mente que no se halla interesada. Cuando uno está interesado en algo, lo hace instantáneamente, hay comprensión inmediata, transformación inmediata. Si ustedes no cambian ahora, jamás cambiarán, porque el cambio que tiene lugar mañana es solamente una modificación, no es una transformación. La transformación sólo puede ocurrir inmediatamente; la revolución es ahora, no mañana.
Cuando eso ocurre, uno queda por completo libre de problemas, porque entonces el “yo” no se preocupa acerca de sí mismo; entonces, uno está más allá de la ola de destrucción.
La política
¿Han notado, en los diarios y revistas, el espacio considerable que se dedica a la política, a lo que dicen los políticos y a sus actividades? Por supuesto, se publican otras noticias, pero son informaciones políticas las que predominan; la vida económica y política ha llegado a ser de suprema importancia. Las circunstancias exteriores –confort, dinero, posición y poder- parecen dominar y modelar nuestra existencia. La apariencia exterior –el título, el vestuario, el saludo- , se ha vuelto crecientemente significativa, y el proceso total de la vida ha sido olvidado o deliberadamente postergado. Es mucho más fácil entregarse a actividades políticas y sociales que comprender la vida como un todo, estar asociado con algún pensamiento organizado, con actividades políticas o religiosas, brinda una respetable evasión de las pequeñeces y afanes de la vida cotidiana.
Con un corazón pequeño se puede hablar de grandes cosas y de dirigentes populares: puedes ocultar tu superficialidad con fáciles frases sobre asuntos mundiales; tu agitada mente puede con satisfacción y con popular estímulo dedicarse a propagar la ideología de una nueva o de una vieja religión.
La política es la reconciliación de los efectos; y como la mayoría de nosotros está interesada en los efectos, lo extremo ha adquirido una importancia predominante. Mediante el manipulación de los efectos esperamos crear orden y paz; pero, desgraciadamente, no es cosa tan simple como parece.
La vida es un proceso total, interno tanto como externo; lo exterior afecta definidamente lo interior, pero lo interior invariablemente vence lo exterior. Lo que son, lo exteriorizas. Lo externo y lo interno no pueden separarse y guardarse en compartimentos estancos, porque constantemente están reaccionando entre sí; pero el ansia interior, los móviles y motivos ocultos, son siempre más poderosos.
La vida no depende de la actividad política o económica; la vida no es una mera apariencia externa, así como un árbol no es sólo la hoja o la rama. La vida es un proceso total cuya belleza ha de descubrirse únicamente en su integración. Esta integración no tiene lugar en el nivel superficial de las reconciliaciones políticas y económicas; ella se encuentra más allá de las causas y de los efectos.
Nuestras vidas son vacías, sin mayor significación, porque jugamos con las causas y efectos y nunca vamos más allá, excepto verbalmente. Es por esta razón que nos hemos vuelto esclavos de las incitaciones políticas y de los sentimentalismos religiosos.
Únicamente hay esperanzas en la integración de los varios procesos de los cuales estamos constituidos. Esta integración no adviene por medio de ninguna ideología, o por el seguimiento de alguna autoridad particular, religiosa o política; adviene sólo mediante una amplia y profunda vigilancia. Esta alerta percepción debe penetrar en las capas más profundas de la conciencia y no conformarse con las respuestas superficiales.
________________
Extracto de La libertad primera y última, Kairos y Comentarios sobre el vivir I, Kier
Jiddu Krishnamurti (1895-1986) fue un conocido escritor y orador en materia filosófica y espiritual. Sus principales temas incluían: revolución psicológica, el propósito de la meditación, relaciones humanas, la naturaleza de la mente y como llevar a cabo un cambio positivo en la sociedad global.
Publicado el 24 Oct, 2013

23 de Octubre 2014 - Hay una acción no benévola que no quiere que elevemos nuestra vibración - Respuesta a Javivi - Marielalero.

javivii Jueves, 23/10/2014 a las 1:13 pm
Hola Mariela me gustaría preguntarte – al hilo de lo que expuso Tor y azt8- si cuando hacemos la meditación te entran pensamientos y recuerdos agradables o desagradables que te distraen y procuran la falta de atención ,,,,¿ esos recuerdos desagradables y que en algunas ocasiones pueden llevar signos prototípicos personales que vienen sin saber porqué, se podría deducir que son injerencias de de los hiper o son debidos a la propia consciencia física que ” se defiende” de otra vibración detectada a través de recuerdos que para nada tendrían que estar en esos momentos?
Muchas gracias Mariela y a todos por todo.
marielalero Viernes, 24/10/2014 a las 7:14 am
Estimado Javivii,
Creo que en todo este tiempo, has leído la suficiente información como para que llegues a la conclusión de que existen acciones implícitas y explicitas que actúan directamente sobre la vida de un ser humano para que éste no eleve su nivel vibración ni mucho menos avance en su conocimiento personal y espiritual.
Ten presente que, cada vez que te propones a mejorarte a ti mismo como persona y ser humano, se te viene una avalancha de obstáculos. Si tú sigues permitiendo que ello te suceda, nunca veras cuales son las herramientas que tienes que aplicar para limpiar tu camino.
Te pido que pienses detenidamente en estas preguntas:
¿Cuánto daño puede hacerse un ser humano para con él mismo al no aceptar, que si no cambia su actitud, se expone a si mismo a seguir siendo accesible a las razas no benévolas?
¿Por qué en vez de elegir complicar su aprendizaje mejor no decide hacer algo favorable desde su propio convencimiento?
¿Qué prototipos son los que mayor poder de acción e inducción dominan su voluntad y obstaculizan su desarrollo humano?
Cuando tu sepas responderte a ti mismo estas preguntas, recién allí podrás avanzar en tu aprendizaje, al aceptar quien eres desde tu Consciencia Física, desde ese entonces tu modo de interpretar tu realidad cambiara para siempre porque lo último que elegirás para contigo mismo es aquello que te detiene.
Un fuerte abrazo
marielalero

lunes, 30 de diciembre de 2019

15 de Octubre 2019 - La Pareja - Respuesta a Aneleh -por Marielalero.

Aneleh Martes, 15/10/2019 a las 4:31 pm
Querida Mariela y queridos compañeros del Futuro Inmediato.
En esta ocasión vengo a plantear in par de pintos sobre el tema de la pareja programada.
1 Cuánto en una (IN) especificamos “percibo su acercamiento”, ¿a qué hacemos referencia exactamente? ¿Al acercamiento físico, cognitivo, energético, vibratorio o a cualquiera de ellos?
2 El hecho de que dos personas tengan gustos y aficiones de tiempo libre en su vida cotidiana bastante dispares, ¿Es motivo para pensar que no son pareja programada y que sí puede tratarse de pareja encuentro dimensional?
3 ¿Cómo se percibe desde El Futuro Inmediato el hecho de que sea la mujer quien dé el “primer paso” y no al revés?
Un gran abrazo de Luz y Agradecimiento.
marielalero Martes, 15/10/2019 a las 11:45 pm
Estimada Aneleh,
Respondo a tus preguntas.
1-Cuando se refiere a: “percibo su acercamiento”, significa el reconocimiento vibratorio del otro (hombre o mujer). Tal reconocimiento vibratorio se manifiesta a través del afecto, hacia esa persona, se tiene un trato emocional especial para con ella.
Se tiene la certeza de haber conocido en otra vida a esa persona.
2-El hecho de que dos personas tengan hábitos y costumbres diferentes, aficiones distintas, no significa que se trate de pareja encuentro dimensional.
Pasa más bien por el tipo de personalidad que tiene cada una de ella, sus niveles intelectuales, estructuras de carácter.
Si ambos desean estar juntos y crecer como pareja, pueden acordar en hacer cambios y mejoras en sus formas de ser. Llegando a funcionar muy bien como pareja, evolucionar juntos. Ambos sentir que son pareja programada.
3-Se lo percibe muy bien. De la misma manera en el caso de los hombres. Es importante manifestar lo que se siente por el otro ser, procediendo con educación y respeto. Elegir el momento adecuado.
Un fuerte abrazo,
marielalero.
Fuente y Página Web de Marielalero: www.marielalero.com

Respuesta que corresponde al Post Akinka Neghel:

___________________________________________
Indice Archivos Blog Marielalero:

Una de las Pocas Entrevistas que concedió...Carlos Castaneda.


por Alejandro Martinez Gallardo
10 Enero 2010
del Sitio Web PijamaSurf







Carlos Castaneda, una de las figuras más enigmáticas del siglo XX, es cuestionado sobre su trabajo como escritor y como aprendiz de brujo, en una rara entrevista de 1997.

Quien se ha acercado a los libros de Carlos Castaneda estará de acuerdo que pocos libros son más atrapantes o quizás, para ser más precisos, tan embrujantes, como la saga que relata la incursión de un elusivo antropólogo sudamericano (¿un peruano criado en Brasil?) a tierras yaquis para iniciar una larga relación con el brujo Don Juan Matus, depositario de una ancestral tradición esóterica de chamanes-guerreros toltecas.

El mainstream de la sociología y de la antropología consideran que la obra de Castaneda es ficción, una invención de su imaginación hambrienta de poder y notoriedad, versada, sin duda, en profundos conocimientos esotéricos:
una síntesis posmoderna de las tradiciones espirituales de diversas culturas, una adaptación incluyendo conceptos de la física cuántica que formarían parte del cuerpo des-hermetizado del new age (la similitud entre el nagual y el tonal con el mundo de la voluntad y el mundo de la representación de Schopenhauer y con la totalidad implicada y la totalidad explicada del físico David Bohm, son notables, pero esto podría ser sólo la resonancia compartida de profundos atisbos metafísicos).
Más allá de todos los argumentos que se puedan hacer sobre la veracidad de la obra de Castaneda, ante el poder puro de sus textos hasta en el más escéptico germina la duda de la existencia de este inexorable brujo del México secreto (Don Juan, valga la distancia, es un poco el Sócrates de Castaneda) y de las realidades alternas a las que lo lleva el entrenamiento de su percepción (convertirse en un cuervo que percibe el mundo en negativo, emplear lagartijas telepáticas a manera de oráculo, o tener un rendez-vouz con el espíritu del peyote en su forma canina, por decir sólo algunas de tono zoomórfico).

De lo que no hay duda es que a través del arte de su escritura - brujería o literatura - Castaneda, el arquetípico trickster que oculta diamantes en espejismos, conjura un sistema de percepción y de filosofía práctica que toca las fibras más profundas de la naturaleza humana, que se enfrenta al misterio de un universo infinito, tan despiadado como maravilloso.

Recordando a Castaneda, cuya obra es en sí misma un acto de brujería, una emanación del águila y del nagual (¿acaso ebria ante el esplendor del poder que canaliza?), reproducimos esta rara entrevista publicada en el diario Uno Mismo, en Chile y Argentina, en 1997, realizada por Daniel Trujillo, vía Castaneda.com:
 
Pregunta: Señor Castaneda, durante años usted permaneció en el más absoluto anonimato. ¿Qué le ha impulsado a dejar esa condición para dedicarse hoy a difundir públicamente las enseñanzas que, junto a sus compañeras actuales, recibió del nagual Juan Matus?

Respuesta: Lo que nos obliga a difundir las ideas de don Juan Matus es la necesidad impostergable de aclarar lo que él nos enseñó.

Yo y sus otras tres estudiantes hemos llegado a la unánime conclusión de que el mundo que nos presentó don Juan Matus está al alcance de los medios perceptivos de todos los seres humanos. Argüimos entre nosotros cuál sería el camino adecuado.

¿Permanecer en el anonimato como don Juan nos propuso? Esto no encontraba entre nosotros un eco placentero.

El otro camino disponible era el de difundir las ideas de don Juan: un camino inmensamente más peligroso y agotador, pero el único que creemos tiene la dignidad con la que don Juan embebió sus enseñanzas.
 

P: Considerando que usted ha dicho que los actos de un guerrero son impredecibles, y de hecho así lo hemos comprobado durante tres décadas, ¿podemos esperar que esta etapa pública suya se prolongue en el tiempo?

¿Hasta cuándo?

R: No hay manera de establecer un criterio temporal para nosotros. Vivimos de acuerdo a las premisas propuestas por don Juan y jamás nos apartamos de ellas.

Don Juan Matus nos dio el terrible ejemplo de un hombre que vivía como él lo describía. El ejemplo de un hombre monolítico que no tiene dos caras.

Y digo que es un ejemplo terrible porque es lo más difícil de emular:
ser monolítico y al mismo tiempo tener la flexibilidad para encarar lo que fuera; ésa era la manera de vivir de don Juan.
Dentro de estas premisas lo único que se puede ser es un conducto impecable. Uno no es el jugador de esta partida de ajedrez cósmico, uno es simplemente una ficha de ajedrez.

Quien decide todo es una fuerza impersonal consciente que los brujos llaman el Intento o el Espíritu.
 

P: Según he podido comprobar, la Antropología ortodoxa resta credibilidad a su obra, lo mismo que los pretendidos defensores del patrimonio cultural precolombino de América.

Subsiste la creencia de que su obra es puramente el fruto de su talento literario, por cierto, excepcional; mientras que otros sectores lo acusan de un doble comportamiento, porque, supuestamente, su estilo de vida y sus actividades son contrarios a lo que la mayoría espera de un chamán.

¿Cómo puede zanjar estas suspicacias?

R: El sistema cognitivo del hombre occidental nos fuerza a movernos a través de ideas preconcebidas.

Basamos nuestros juicios en algo que es siempre "a priori", por ejemplo la idea de "lo ortodoxo". ¿Qué es la antropología ortodoxa? ¿La que se enseña en el aula? ¿Y, cuál es la conducta de los chamanes? ¿Ponerse plumas en la cabeza y bailar a los espíritus?

Han acusado a Carlos Castaneda durante treinta años de crear un personaje literario, simplemente porque lo que yo les decía no coincidía con el "a priori" antropológico, con las ideas establecidas en el aula o en el campo de acción antropológico. Sin embargo, lo que me presentó don Juan sólo podía caber en un campo de acción total, y bajo tales circunstancias sucede muy poco o casi nada de lo preconcebido.

Nunca he podido llegar a conclusiones acerca del chamanismo, porque para hacer esto se necesita ser un miembro activo del mundo de los chamanes.

Es muy fácil para un científico social, digamos por ejemplo un sociólogo, llegar a conclusiones sociológicas acerca de cualquier tema relacionado con el mundo occidental, porque el sociólogo es un miembro activo del mundo occidental.

Pero, ¿cómo puede un antropólogo que pasa a lo más dos años estudiando otras culturas, llegar a conclusiones fidedignas acerca de ellas?

Para adquirir membresía en un mundo cultural se necesita una vida entera. Yo he estado trabajando más de treinta años en el mundo cognitivo de los chamanes del México antiguo y sinceramente creo que no he llegado aún a adquirir la membresía que me permita llegar a conclusiones, o siquiera proponerlas.

He discutido acerca de esto con personas de diferentes disciplinas y siempre parecen entender y estar de acuerdo con las premisas que estoy exponiendo. Pero luego se dan vuelta, y se olvidan de todo lo que acordaron y continúan manteniendo los principios académicos "ortodoxos" sin importarles la posibilidad de un error absurdo en sus conclusiones.

Nuestro sistema cognitivo parece ser impenetrable.
 

P: ¿Qué finalidad tiene el hecho de que usted se niegue a ser fotografiado, a que se grabe su voz o se conozcan sus datos biográficos? ¿Podría algo de esto afectar, y de qué manera, los logros alcanzados en su trabajo espiritual?

¿No cree que sería útil para algunos sinceros buscadores de la verdad conocer quién es usted realmente, como una forma de comprobar que realmente es posible seguir el camino que pregona?

R: En cuanto a fotografías y datos personales, yo y los otros tres discípulos de don Juan Matus seguimos los dictados de éste.

La idea principal detrás de abstenerse de dar datos personales es muy simple para un chamán como don Juan. Es imprescindible dejar a un lado lo que él llamaba la "historia personal". Alejarse del "yo" resulta algo bastante engorroso y difícil.

Lo que buscan los chamanes como don Juan es un estado de fluidez donde el "yo" personal no cuenta.

El creía que este hecho afecta indiscutiblemente a quien entra dentro de ese campo de acción, y afecta de una manera positiva aunque subliminal, ya que estamos muy acostumbrados a fotografías, grabaciones, datos biográficos, todos ellos engendrados por la idea de la importancia personal.

Él decía que es mejor no saber nada de un chamán; de ese modo, en vez de una persona uno se encuentra con una idea sostenible, lo opuesto a lo que pasa en el mundo cotidiano, donde sólo encontramos personas con problemas psicológicos y sin ideas, y todos ellos repletos hasta el tope del "yo, yo, yo".
 

P: ¿Cómo deben entender sus seguidores la existencia de todo un mecanismo comercial y publicitario - al margen de su obra literaria - en torno al conocimiento que usted y sus compañeras difunden?

¿Qué relación tiene usted realmente con Cleargreen Incorporated y las otras empresas (Laugan Producciones, Toltec Artists)? Me refiero a vínculos comerciales.

R: A estas alturas de mi trabajo necesitaba de alguien que pudiera representarme en la difusión de las ideas de don Juan Matus.

Cleargreen es una corporación que tiene una gran afinidad con nuestro trabajo, lo mismo que Laugan Productions y Toltec Artists. La idea de difundir las enseñanzas de don Juan a un mundo moderno como el nuestro implica el uso de medios comerciales y artísticos que no están al alcance de mis medios individuales.

Como corporaciones afines a las ideas de don Juan, Cleargreen Incorporated, Laugan Productions y Toltec Artists son capaces de proporcionarme los medios para difundir lo que quiero difundir.

El afán de las corporaciones impersonales es siempre el de dominar y transformar todo lo que se les presenta y adoptarlo a su propia ideología.

De no ser por el sincero interés de Cleargreen, Laugan Productions y Toltec Artists, todo lo que don Juan dijo habría ya sido transformado en otra cosa.
 

P: Existe un sinnúmero de personajes que de una u otra manera se han "colgado" de usted para adquirir notoriedad pública.

¿Qué opinión le merece el accionar de Víctor Sánchez, quien ha interpretado y reordenado sus enseñanzas para elaborar una teoría personal? ¿O las afirmaciones de Ken Eagle Feather, quien asegura que ha sido escogido como discípulo por el mismísimo don Juan, vuelto a esta dimensión sólo para ello?

R: Efectivamente hay una serie de personas que se titulan a sí mismos estudiantes míos o del mismo don Juan, a quienes yo nunca he conocido y que puedo asegurar que don Juan nunca conoció.

Don Juan Matus estaba interesado exclusivamente en la perpetuación de su linaje de chamanes. Él tuvo cuatro discípulos que perduran hasta el día de hoy. Tuvo otros que partieron con él. Don Juan no estaba interesado en enseñar su conocimiento, lo hizo con sus discípulos a fin de que continuaran su linaje.

Sus discípulos, como no pueden continuar el linaje de don Juan, se han visto obligados a esparcir sus ideas.

El concepto del maestro que enseña su conocimiento es parte de nuestro sistema cognitivo, pero no es parte del sistema cognitivo de los chamanes del México antiguo. Para ellos enseñar era un absurdo. Transmitir su conocimiento a quienes iban a perpetuar la vida del linaje era otro asunto.

El hecho de que haya una serie de individuos empeñados en usar mi nombre o el de don Juan es simplemente una maniobra fácil para beneficiarse sin mucho trabajo.
 

P: Consideremos el significado de la palabra "espiritualidad" como un estado de conciencia en que los seres humanos son plenamente capaces de controlar las potencialidades de la especie, logro que se obtiene trascendiendo la simple condición de animal, por medio de un arduo acondicionamiento psíquico, moral e intelectual.

¿Está de acuerdo con esta afirmación? ¿Cómo se integra el mundo de don Juan en este contexto?

R: Para don Juan Matus, como un chamán pragmático y lleno de cordura, "la espiritualidad" era una idealidad vacía, una aseveración sin fundamento que nos parece muy bella porque está incrustada en conceptos literarios y expresiones poéticas, pero que nunca pasa de ahí.

Los chamanes como don Juan son esencialmente prácticos.

Para ellos sólo existe un universo predatorio, donde la inteligencia o la conciencia de ser son el producto de desafíos de vida o muerte. Él se consideraba un navegante del Infinito y decía que para navegar en lo desconocido, como lo hace un chamán, uno necesita pragmatismo ilimitado, cordura sin medida y "agallas de acero".

En vista de todo esto don Juan creía que "la espiritualidad" es simplemente una descripción de algo imposible de lograr bajo los patrones del mundo cotidiano, y no es un modo vivo de actuar.
 

P: Usted ha señalado que su actividad literaria se debe a las instrucciones de don Juan, lo mismo que la de Taisha Abelar y Florinda Donner-Grau.

¿Con qué objetivo?

R: El objetivo de escribir los libros fue dado por don Juan.

Él aseveraba que si uno no es escritor, aún puede escribir, pero el escribir se transforma de una acción literaria en una acción chamanística. Quien decide el tema y el desarrollo de un libro no es la mente del escritor, sino una fuerza que los chamanes consideran como la base del universo y a la que llaman el Intento.

Es el Intento quien decide la producción de un chamán, ya sea literaria o cualquier otra.

De acuerdo con don Juan, un practicante de chamanismo tiene el deber, la obligación de saturarse con toda la información disponible. El trabajo de un chamán es el de informarse de una manera plena de todo lo posible relacionado con el tópico de su interés.

El acto chamanístico consiste en abandonar todo interés de dirigir el curso que tal información tome.
"Quien arregla las ideas que nacen de tal fuente de información no es el chamán - decía don Juan-, sino el Intento. El chamán es simplemente un conducto impecable".
El escribir era para don Juan un desafío chamanístico, no una tarea literaria.
 

P: Si me permite la siguiente afirmación, su obra plantea conceptos estrechamente relacionados con las doctrinas filosóficas orientales, pero resulta contradictoria con lo que se conoce comúnmente de la cultura indígena mexicana.

¿Dónde se encuentran las similitudes y diferencias entre una y otra?

R: No tengo la menor idea. No soy erudito ni en lo uno ni en lo otro. Mi trabajo consiste en una información fenomenológica del mundo cognitivo al que me introdujo don Juan Matus.

Desde el punto de vista de la fenomenología como método filosófico, no es posible llegar a aseveraciones relacionadas con el fenómeno bajo escrutinio.

El mundo de don Juan Matus es tan vasto, misterioso y contradictorio que no se presta a un ejercicio de exposición lineal; como mucho, se puede describir, y esto haciendo un esfuerzo supremo.
 

P: Asumiendo que las enseñanzas de don Juan han pasado a formar parte de la literatura ocultista, ¿qué opinión le merecen otras enseñanzas, por ejemplo, las filosofías masónica, Rosacruz, el Hermetismo, y disciplinas tales como la Cábala, el Tarot y la Astrología, comparándolas con el nagualismo?

¿Ha tenido alguna vez o mantiene contacto con alguna de estas vertientes o con sus seguidores?

R: De nuevo no tengo ni la menor idea de cuáles son las premisas, los puntos de vista, ni los temas de tales disciplinas. Don Juan nos presentó el problema de navegar en lo desconocido y esto nos toma todo el esfuerzo disponible.
 

P: ¿Algunos de los conceptos de su obra, como el punto de encaje, las emanaciones de energía que componen el universo, el mundo de los seres inorgánicos, el Intento, el Acecho y el Ensueño, tienen una contrapartida en el conocimiento occidental?

Por ejemplo, hay quienes ven en el hombre como huevo luminoso una expresión del aura…

R: No, nada de lo que don Juan nos enseñó parece tener una contrapartida en el conocimiento occidental, que yo sepa.

Una vez, cuando don Juan aún estaba presente, pasé un año entero a la búsqueda de gurús, maestros, sabios que me dieran un indicio de lo que estaban haciendo.

Quería saber si había algo en el mundo de entonces que fuera similar a lo que don Juan decía y hacía.

Mis recursos eran muy limitados y sólo me llevaron a conocer a los maestros establecidos que tenían millares de seguidores, y desgraciadamente no pude encontrar nada parecido.
 

P: Concentrándonos ahora específicamente en su obra, sus lectores nos encontramos a Carlos Castaneda diferentes.

Primero, a un académico occidental algo inepto y permanentemente desconcertado ante el poder de ancianos indios cono don Juan y don Genaro (principalmente en Las Enseñanzas de don Juan, Una Realidad Aparte, Viaje a Ixtlán, Relatos de Poder y El Segundo Anillo de Poder); luego, con un aprendiz de chamán avezado (en El Don del Águila, El Fuego Interior, El Conocimiento Silencioso y, especialmente, en El Arte de Ensoñar).

Si está de acuerdo con esta apreciación, ¿cuándo y cómo desapareció uno para dejar paso al otro?

R: No me considero ni chamán, ni maestro, ni estudiante avanzado de chamanismo, ni tampoco me considero un antropólogo o científico social del mundo occidental.

Mis presentaciones han sido todas descripciones de un fenómeno imposible de discernir bajo las condiciones del conocimiento lineal del mundo occidental.

Jamás pude dar a lo que me enseñaba don Juan una explicación de causa y efecto o tuve la posibilidad de predecir lo que él iba a decir o lo que iba a pasar.

Bajo estas condiciones, el paso de un estado a otro es subjetivo y no algo elaborado o producto de premeditación o sabiduría.
 

P: En su obra es posible encontrar episodios francamente increíbles para la mentalidad occidental. ¿Cómo podría alguien no iniciado comprobar que son verdaderas esas "realidades aparte" que usted describe?

R: Se puede comprobar de una manera muy simple.

Prestando el cuerpo entero en vez del intelecto. Al mundo de don Juan no se puede entrar intelectualmente como un diletante en pos de un conocimiento rápido y pasajero, ni tampoco se puede comprobar nada.

Lo único que se puede hacer es llegar a un estado de conciencia acrecentada que nos permita percibir al mundo que nos rodea de una manera más amplia.

En otras palabras, la meta del chamanismo de don Juan es romper los parámetros de la percepción histórica y cotidiana, y entrar a percibir lo desconocido. De ahí que él se llamara a sí mismo un navegante del Infinito.

Él sostenía que mas allá de los parámetros de la percepción diaria, está el Infinito. Llegar a eso era la meta de su vida, y puesto que él era un chamán extraordinario, nos inculcó a nosotros cuatro ese deseo.

Nos forzó a trascender el intelecto y a encarnar el concepto de la ruptura de los parámetros de la percepción histórica.
 

P: Usted sostiene que la característica básica de los seres humanos es su condición de "perceptores de energía". Señala el movimiento del punto de encaje como un imperativo para percibir energía directamente.

¿Para qué puede servir eso a un hombre del siglo XXI? ¿Cómo ayuda la consecución de esta meta a la superación espiritual, según el concepto antes definido?

R: Los chamanes como don Juan sostienen que todos los seres humanos poseemos la capacidad de percibir energía directamente a medida que fluye en el universo.

Consideran que el punto de encaje, como ellos lo llaman, es un punto que existe en el campo de energía total del hombre. En otras palabras, cuando un chamán percibe a un hombre como energía que fluye en el universo, "ve" a una bola luminosa.

En esa bola luminosa el chamán puede "ver" un punto de gran brillo que está situado a la altura de los omóplatos y a la distancia de más o menos un metro detrás de ellos.

Los chamanes sostienen que allí es donde se realiza la percepción, que la energía que fluye en el universo se transforma allí en datos sensoriales y que esos datos sensoriales son luego interpretados para dar como resultado el mundo de la vida cotidiana.

Los chamanes mantienen que se nos enseña a interpretar, por lo tanto, se nos enseña a percibir.

El valor pragmático de percibir la energía directamente a medida que fluye en el universo para el hombre del siglo XXI o del siglo I es el mismo. Le permite ampliar los límites de su percepción y utilizar dentro de sus medios ambientales tal ampliación.

Don Juan decía que sería extraordinario "ver" directamente la maravilla del orden y del caos del universo.
 

P: Recientemente usted ha presentado una disciplina de ejercicios físicos que denomina Tensegridad. ¿Puede explicarnos de qué se trata exactamente? ¿Qué finalidad persigue?

¿Qué beneficios espirituales puede encontrar en ella quien la practique de forma individual?

R: Según lo que nos enseñó don Juan Matus, los chamanes que vivieron en México en tiempos antiquísimos descubrieron una serie de movimientos, ejecutados con el cuerpo, que los llevaron a un estado de desarrollo físico y mental de tal magnitud que decidieron llamar a tales movimientos pases mágicos.

Don Juan nos dijo que por medio de sus pases mágicos, dichos chamanes adquirieron un nivel de conciencia acrecentada que les permitió ejecutar proezas de percepción indescriptibles.

Los pases mágicos fueron enseñados a través de generaciones solamente a los practicantes de chamanismo, en medio de un tremendo secreto y de complejos rituales. Así es como se los enseñaron a don Juan Matus, y así es como él los transmitió a sus cuatro discípulos.

Nuestro esfuerzo ha consistido en extender la enseñanza de tales pases mágicos a quien quiera aprenderlos. Los hemos llamado Tensegridad y los hemos convertido, de movimientos enteramente personales y propios de cada uno de los cuatro discípulos de don Juan, en movimientos genéricos aplicables a cualquier persona.

La practica de la Tensegridad en forma individual o colectiva promueve la salud, el vigor, la juventud y el bienestar general.

Don Juan decía que la práctica de los pases mágicos ayuda a acumular la energía necesaria para acrecentar la conciencia y ampliar los parámetros de la percepción.
 

P: Aparte de sus tres compañeras, los asistentes a sus seminarios han conocido a otro grupo de personas, como los Chacmoles, las Rastreadoras de Energía, los Elementos, el Explorador Azul… ¿Quienes son ellos? ¿Se trata de una nueva partida de videntes dirigida por usted?

Si es así, ¿cómo podría alguien integrarse en este grupo de aprendices?

R: Cada una de esas personas acerca de las que usted pregunta son seres definidos que don Juan Matus como director de su linaje nos encargó esperar. Él predijo la llegada de cada uno de ellos como parte integral de una visión.

Puesto que su linaje no podía continuar debido a configuraciones energéticas propias de sus cuatro estudiantes, su misión se transformó de perpetuar el linaje a cerrarlo, si fuera posible con broche de oro.

Nosotros no estamos en posición de cambiar esta directiva.

No podemos buscar ni aceptar aprendices o miembros vigentes de la nueva visión de don Juan. Lo único que podemos hacer es acceder a los dictámenes del Intento.

El hecho de que se estén enseñando los pases mágicos, guardados con celo por tantas generaciones, es una muestra de que sí se puede llegar a ser parte de esta nueva visión de una manera indirecta a través de la práctica de la Tensegridad y de la observación de las premisas del camino del guerrero.
 

P: En Lectores del Infinito usted ha utilizado el término "navegación" para definir lo que los brujos hacen. ¿Están prontos a izar velas y levar anclas para iniciar el viaje definitivo? ¿Acabará con ustedes el linaje de guerreros toltecas depositario de este conocimiento?

R: Sí, efectivamente, el linaje de don Juan acaba con nosotros.
 

P: ¿Incluye el camino del guerrero el trabajo espiritual de la pareja, como se encuentra en otras propuestas?

R: El camino del guerrero incluye todo y a todos.

Puede haber una familia entera de guerreros impecables. La dificultad está en el terrible hecho de que las relaciones individuales están basadas en inversiones emocionales, las cuales se desmoronan en el momento en el que el practicante realmente practica lo que aprende.

Por lo regular, en el mundo diario, las inversiones emocionales nunca son examinadas y vivimos una vida entera esperando que nos correspondan.

Don Juan decía que mi manera de vivir y de sentir se describía de una manera muy simple:
"yo sólo doy lo que me dan",
...y que yo era un inversor empedernido.
 

P: Si alguien quisiera emprender el trabajo espiritual ajustándose al conocimiento difundido en sus libros, ¿a qué posibilidades de avance puede aspirar?

¿Qué recomendaciones formularía a quienes desean poner en práctica por propia cuenta las enseñanzas de don Juan?

R: No hay manera alguna de poner un límite a lo que uno puede lograr de un modo individual si el intento es un intento impecable.

Las enseñanzas de don Juan no son espirituales, lo repito de nuevo, puesto que esta cuestión ha salido a la superficie una y otra vez. La idea de la espiritualidad no encaja con la disciplina férrea del guerrero.

Lo que más cuenta para un chamán como don Juan es la idea del pragmatismo.

Cuando conocí a don Juan yo me creía un hombre práctico, un científico social lleno de objetividad y pragmatismo. Él acabó con mis ínfulas y me hizo ver que como verdadero hombre occidental, yo no tenía nada de pragmático y nada de espiritual.

Llegué a entender que yo simplemente repetía el vocablo "espiritualidad" para oponerlo a lo mercenario del mundo de todos los días.

Quería alejarme de la manera más certera del mercantilismo de la vida diaria y a ese afán yo le llamaba espiritualidad. Cuando don Juan me exige llegar a una conclusión, a una definición de lo que yo consideraba espiritual, me di cuenta de que él estaba en lo cierto.

Yo no sabía lo que decía.

Suena un poco petulante decir lo que estoy diciendo, pero no hay otra manera de decirlo.

Lo que quiere un chamán como don Juan es el engrandecimiento de la conciencia de ser, esto es, poder percibir con todas las posibilidades humanas de percepción, lo que implica una labor descomunal y un propósito sin medida, cosas que no pueden ser suplidas por la espiritualidad en el mundo occidental.
 

P: ¿Hay algo que le gustaría explicarnos a los sudamericanos, especialmente a los chilenos? ¿Quisiera exponer otros planteamientos, además de los formulados?

R: No tengo nada más que añadir.

Todos los seres humanos estamos en el mismo nivel. Al comienzo de mi aprendizaje con don Juan Matus él trató de hacerme ver lo común de la situación del hombre.

Yo, como sudamericano, estaba muy involucrado intelectualmente con la idea de la reforma social. Un día le planteé la pregunta que yo creía era fatal.

Le dije:
¿cómo es posible, don Juan, que usted permanezca impasible ante la situación espantosa de sus congéneres, los indios yaquis de Sonora?
Yo sabía que un porcentaje de la población yaqui sufría de tuberculosis y que no tenía remedio por su condición económica.
Sí - me dijo don Juan - es una cosa muy triste, pero figúrate que también es muy triste tu situación, y si tú crees estar en condiciones mejores que los indios yaquis, te equivocas.
Es la condición del hombre en general el permanecer en un estado espeluznante de caos.

Nadie está mejor que otro. Todos somos seres que vamos a morir, y a menos que tomemos en cuenta cabal esta situación, no hay remedio para nosotros.

Este es otro punto del pragmatismo de los chamanes:
el darse cuenta de que somos seres que vamos a morir.
Los chamanes afirman que así todo adquiere una medida y un orden trascendental.
 Fuente: http://www.bibliotecapleyades.net/cienciareal/esp_donjuan16.htm

Lectura Sugerida:

La Experiencia de Iluminación de Don Juan Matus - Marielalero.
http://conocimientodemisersuperior.blogspot.cl/2014/04/la-experiencia-de-iluminacion-de-don.html

Ampliaciación: Conociendo un poquito más de las Enseñanzas de Don Juan Matus - Marielalero.


Damian F Diaz Miércoles, 11/07/2018 a las 4:27 am

Estimada Mariela,
Me nace una pregunta cuando le respondes a Chita.
Si, hasta hace 100 años atrás se dejó de tener comunicación entre los humanos y el Futuro Inmediato. Me pregunto que fue del personaje de Don Juan de los libros de Carlos Castaneda. En lo personal fue una figura que me mantuvo en el constante cuestionamiento de mi vida al no haber más referencia en ese tiempo hasta tu aparición en el 2011. Has comentado algo al respecto de esos libros, pero por lo que ahora mencionas es quizás que un Hashira estuviera detrás de ello. Si considera oportuno comentar de antemano muchas gracias y siempre llevo todo tu conocimiento en el corazón.
Con mucho aprecio.
Damián Díaz.

marielalero Viernes, 13/07/2018 a las 5:12 am
Estimado Damián Diaz,
Don Juan Matus como ser humano tenía un desarrollo cognitivo que lo hacía ser muy particular en su forma de pensar, observar, y analizar la realidad cotidiana, condición que con el correr de los años hizo que cada una de sus experiencias, se tornasen para él, no tan solo en la observación consciente de su propia existencia, sino que también sobre la existencia de los demás.
Se podría decir que su nivel de inteligencia, era único, situación que con el correr de los años lo llevo a poder ver con sus propios ojos más allá, de las barreras vibratorias de este mundo físico.
Más allá de ser un indio Yaqui, con todo lo que implica en cuanto a su legado ancestral, solo utilizo ciertos conocimientos, su instinto lo llevo por otro camino, aprendió a desenvolverse dentro de este mundo, usando más la lógica, la razón y las secuencias de los hechos diarios a su alrededor y a nivel personal.
Creía en lo que era visible y en aquello que a simple apariencia no era demostrable.
Esta forma de pensar lleva a que un ser humano, desarrolle un cognitivo distinto, sabe que dentro de este mundo su mejor camuflaje es aprender a pasar desapercibido, mostrándose como un ser humano común y corriente entre los demás. Mientras se es plenamente consciente que se convive con los depredadores y los cazadores.
A su manera él intento expresar y comunicar lo que fue aprendiendo, algunos lo entendieron, otros no lo comprendieron.
Un fuerte abrazo,
marielalero.